MORELIA, Mich., 16 de febrero de 2020.- El enojo, la injusticia y la violencia hacia las mujeres han provocado que se realicen pintas a edificios públicos y monumentos históricos durante las manifestaciones.

El tema generó opiniones encontradas entre los ciudadanos consultados por Quadratín, sin embargo, fue la mayoría quien reprochó los daños al patrimonio por encima de los feminicidios, al señalar que existen formas para protestar.

Francisco Rodríguez dijo estar a favor de que colectivos y grupos sociales hagan uso de la libertad de expresión para manifestarse ante eventos tan lamentables, pero en contra de que no respeten el patrimonio de la ciudad.

“Tal parece que las autoridades no hacen lo suficiente para que esto pueda mejorar, por la falta de resultados es que la gente se manifiesta de esa manera y es justificable su enojo, sin embargo, insisto en que la manera adecuada de manifestarse es respetando el derecho de los demás y sobre todo, respetando nuestro entorno social”, compartió.

Ivonne Rodríguez coincidió con esta postura y agregó que las movilizaciones sociales se pueden llevar de manera pacífica y sin causar daños para poder ser escuchados por las autoridades.

“No es justificado estar rayando y maltratando lugares. Hay maneras de manifestarse, pero esas no son las adecuadas. Yo creo que sí hay que exigir justicia, simplemente no creo que sea la manera”, opinó.

Arturo Ramírez manifestó también que existen formas de manifestar el descontento, ya que ello solo habla de la descomposición social, especialmente entre algunos grupos de jóvenes.

“Tenemos que enfocar la protesta hacia otras maneras porque los más afectados somos la gente, nosotros mismos y los responsables o encargados de dar seguridad, no les importa realmente”, declaró.

En cambio, para Frida Castolo existen razones de sobra para exigir, por cualquier forma, justicia por las mujeres asesinadas y para demandar que pare la violencia de género.

“Si es justificado. Yo como mujer he sido acosada, he sido violentada de alguna forma por hombres en la calle desde chiquita. Si algo les pasara a mis hermanas menores, a mi mamá o a una amiga, créeme que pintar sería lo menos que haría, y yo creo que muchas personas igual. Las paredes se limpian, la basura se recoge, lo roto se puede volver a unir, pero la vida no se recupera jamás”, expuso.