MORELIA, Mich., 18 de abril de 2019.- Se ha vuelto sistemático el robo a negocios de Morelia por parte de mujeres, que, ya sea en equipo o individualmente, ocultan artículos entre sus ropas o entre las cobijas de algún bebé que llevan en brazos, lo que, junto con el denominado robo hormiga, genera pérdidas cuantiosas a la economía de la capital michoacana.

“Las farderas son mujeres que trabajan en grupos de cuatro o cinco; mientras unas distraen a los dependientes las otras ocultan entre sus ropas celulares, joyas, ropa y otros artículos, y así roban nuestros negocios”, comentó Alfonso Guerrero Guadarrama, presidente de la Asociación de Comerciantes y Vecinos del Centro Histórico de Morelia (Covechi).

En entrevista con Quadratín, explicó que el nombre no es nuevo, sino que se conoce desde hace unos 25 años, también se les llama “falderas”, precisamente porque las mujeres se ocultan los objetos en sus falda, sin embargo ya aplica aunque las ladronas no vistan falta, hay algunas que llevan un bebé en brazos para disimular, y allí ocultan la mercancía.

A pregunta expresa, comentó que si bien no ha aumentado la incidencia de casos, sí es constante, y aunque hay días en que no se reporta ninguno, es raro y en promedio no ha logrado reducirse, y si bien no afecta a los visitantes ni al turismo, es un impacto negativo hacia los comerciantes y a la economía moreliana.

“Hay días en que no nos afecta, no cometen sus fechorías, pero hay días en que se destapan y nos cometen hasta cinco o seis delitos de este tipo en un solo día; sin embargo, afortunadamente no hablamos de otro tipo de delitos”, explicó.

Ante esta situación, Guerrero Guadarrama apuntó que los comerciantes han contratado los servicios de una empresa de seguridad privada para que ayude a alejar a estas personas del Centro Histórico, además de que de este tipo de atracos también tiene conocimiento las autoridades de Seguridad Pública, que se mantiene atenta.

Robo hormiga genera pérdidas de 100 mil pesos al mes

Explicó que a este tipo de atracos se suma el “robo hormiga”, que es el discreto saqueo que llegan a realizar los propios trabajadores que tienen acceso a mercancías y se llevan pequeñas porciones, o artículos que en lo inmediato pasarían inadvertidos. Aproximadamente, esta forma de hurto genera pérdidas estimadas en 100 mil pesos mensuales.

No obstante los atracos a negocios, el empresario moreliano destacó que la estadística oficial indica que se redujo 14 por ciento la percepción de inseguridad entre los habitantes de la capital michoacana, donde en términos generales, de acuerdo con la estadística, la gente se siente más segura.

Y es que, mencionó que en el Centro Histórico se ha visto una disminución de los delitos, como robo de autos, asaltos en la calle o cristalazos, que aunque sí los hay son muy esporádicos, de los que en promedio se registran 1.7 al día, pero insistió en que si bien las farderas no representan un agravio al turismo, sí perjudican a la economía local.