MORELIA, Mich., 11 de julio de 2020.- Al menos un centenar de policías han muerto en Michoacán entre el primero de enero de 20018 y el 31 de mayo de 2020, en atentados directos o han asesinados en diversas situaciones y sus familias quedan desprotegidas porque no gozan del régimen complementario de seguridad social al que tienen derecho por desarrollar un trabajo de alto riesgo, de acuerdo con el recuento de la organización Causa en Común.

Esa situación ha provocado diversas protestas por parte de los elementos de las diversas corporaciones policiacas, donde una de las constantes demandas son el pago de los seguros de vida y los adeudos de los elementos caídos en el cumplimiento del deber.

Los diputados integrantes de la Comisión de Seguridad Pública y Protección Civil del Congreso del Estado que preside Humberto González e integran Alfredo Ramírez y Hugo Anaya, consideran que en todas las instituciones de seguridad pública del estado y los municipios, es necesario que los elementos de seguridad pública cuenten con todas las prestaciones que establece la Ley, en especial manera el seguro de vida, para ser garantes de una certeza para sus familiares y beneficiarios, que sea una forma de erradicar el dejar a sus familias en la total indefensión.

Por ello propusieron un punto de acuerdo para exhortar al Ejecutivo Estatal a que en el proyecto de presupuesto 2021 considere una partida para garantizar que todos los elementos policiacos cuenten con el régimen complementario de seguridad social, el cual fue aprobado por el pleno de la 74 legislatura.

Este régimen consiste en un fondo de ahorro, seguro de vida, pago de gastos de defunción de los fallecidos en el ejercicio o con motivo de sus funciones, créditos hipotecarios y de corto plazo, becas educativas para ellos y sus dependientes o hayan sobrevivido y tengan una incapacidad total permanente.