MORELIA, Mich., 21 de julio de 2021.- Aún sin fecha tentativa de reinstalación se encuentra la ciclovía recreativa dominical, refirió Juan Arévalo, titular de la organización civil Bicivilízate, a cargo de la ciclovía.

Esto, debido a que se requiere de un grupo de personas voluntarias para apoyar en la seguridad de los usuarios, presentar un protocolo que permita mitigar riesgos de contagios de coronavirus (Covid 19) y reunir los recursos necesarios para solventar los costes de una primera edición, tras más de un año de suspensión.

Además, el paso de la condición epidemiológica de Michoacán a semáforo amarillo, lo que indica el retorno de restricciones a la movilidad y la actividad comercial para tratar de contener la propagación del virus, llevaría a la necesidad de valorar la pertinencia de reanudar la ciclovía.

“La intención es obrar de manera responsable, vemos que ya es necesario que pueda activarse este tipo de programas, que se realizan a cielo abierto, con la invitación a la gente a ayudar a mantener los protocolos de prevención”, expuso.

Juan Arévalo indicó que aguardará la organización social la emisión de las nuevas recomendaciones que habrá de emitir en el corto plazo la autoridad sanitaria, como medidas de prevención de contagios por Covid 19.

La Secretaría del Ayuntamiento ha previsto que esta semana sesionen los comités estatal y municipal de Salud para evaluar la reducción de aforos y horarios de establecimientos, así como la cancelación de los eventos masivos, aunque ésta última ya se encuentra en aplicación.

Asimismo, el representante dé Bicivilízate precisó que se requiere contar con entre 36 y 40 voluntarios, como mínimo, para coordinar la circulación vehicular en los 18 cruces que hay en la ruta de la ciclovía y módulos de atención de emergencias y renta de bicicletas, que es la parte “en la que más nos hemos detenido”.

Sobre los recursos económicos para lanzar una primera edición de la ciclovía recreativa dominical, Juan Arévalo refirió que se necesita de una suma de 12 mil pesos, que comprenden “ofrecer un lonche a los voluntarios”; el transporte de las vallas, que hace un año costaba cerca de dos mil 600 pesos y ahora rondaría los tres mil 200 pesos, y el traslado de las bicicletas para renta, alrededor de 100 vehículos, aunque la cifra podría variar por los protocolos aprobados de protección de usuarios y la sanitización de las bicicletas.

La ciclovía recreativa dominical se suspendió en los primeros meses de 2020, por la contingencia sanitaria por la pandemia de Covid 19 y, pese a que en múltiples momentos se pretendió reactivar, a más de un año de distancia no hay aún una fecha estimada para ello.

Los ingresos por la renta de las bicicletas constituían el principal recurso de la ciclovía, con lo que la inactividad ha llevado a acumular una deuda por cerca de 350 mil pesos, por la renta y servicios del inmueble donde se albergan los vehículos.

Además de buscar reactivar la ciclovía, se analiza la realización de una campaña de donación para mantener a flote la organización responsable del atractivo, hasta el momento de reanudar.