MORELIA, Mich., 19 de septiembre de 2019.- El emblemático mercado Independencia ya tiene 54 años de vida, los años han cobrado su cuota y unos cuantos problemas surgen por denuncia de sus propios locatarios, quienes dicen las autoridades han mantenido oídos sordos ante los problemas que ya empiezan a acumularse y no parecen querer ser atendidos.

Laura, comerciante de comida en el mercado, explica que hay problemas de humedad, cables sueltos que son un peligro, con la basura porque les han colocado contenedores por la calles de Vicente Santa María que aún pertenece al centro, mientras reparan el sitio donde usualmente han colocado la basura, el cual se encuentra en la calle de Andrés del Río. Dijeron que tardaría tres días, se están cumpliendo ya 22 y la administración no dice nada, “huele horrible” dice.

A decir de la comerciante, los demás mercados de la ciudad han sido atendidos, ha sido remodelados pero el mercado Independencia tiene mucho tiempo que no se le hace nada. Dice que hay un problema con los cilindros de gas, los cuales se encuentran obsoletos y representan un peligro.

Todas las entradas están tapadas con los puestos de ambulantes, explica, y es un trabajo de Protección Civil Municipal que no está atendiendo, porque quieren cobrar una licencia cuando no realizan su trabajo, señala la comerciante, quién cuestiona: cómo es posible que en las calles alrededor del mercado ya esté inundado de puestos ambulantes.

Por su parte, la comerciante de calzado y accesorios, Selene, cuenta que el pasado 12 de agosto se reunieron con Otilio Bernal Herrera, director de Mercados del Ayuntamiento de Morelia. En ese entonces el funcionario les dijo que se reunieran ocho días para llevar propuestas, “hace unos días le escribí un mensaje para recordarle la reunión; sólo contestó “sale”.

También hace falta el desazolve de las coladeras porque está ocasionado que el mercado se inunde, dice a Quadratín Selene, “yo le comenté el director de Mercados y él dijo que no tenía nada que ver, pero hace dos años que no se hace ese desazolve”, explica la comerciante, quien externa que los locatarios pidieron que se construyera un tope alto por parte de Ana María gallaga para evitar que el agua que baja del centro inunde el mercado, “pero no ha pasado nada, son propuestas que hacemos pero nos ignoran”.

Por su parte, Raúl, quien se dedica a la venta de calzado en el área que llaman ‘de metálicos’, explica que hace falta seguridad, algunos años ya han matado a un velador porque toda esta zona de los zapatos a la que se accede por las calles de Vicente Santa María y Ana María Gallaga se encuentra sin protección y cualquiera puede meterse, “ahi hayan robado, han abierto locales”, señala.

Hay casos, dice el comerciante, donde locatarios del interior del mercado ya se fueron a las calles, y están vendiendo como ambulantes aunque tiene sus locales al interior, “hay puestos que no existían y ya tienen hasta cortina, ¿cómo es posible que un líder sea líder de locatarios establecidos y también líder de los ambulantes? dónde se ha visto eso, parece una mafia donde la Dirección de Mercados está de acuerdo”, Indica.

También los baños son un problema, explica el comerciante de calzado, porque no tienen jabón ni papel sanitario. Antes se habían puesto los rehiletes de cobro, dice, pero a petición de los líderes los quitaron, ahora están guardados en una bodega del mercado de La inmaculada.

Los comerciantes entrevistados quieren que se reinstalen esos rehiletes para que el dinero que se recaba, el cual, dicen, puede ser sobre los 2 millones 500 mil pesos al año, se utilicen en el propio mercadoen su mantenimiento se reparan las cosas que se han dejado de lado, se pague seguridad y se curan otro tipo de cosas que son necesarias para el mercado porque dicen no saben a dónde va el dinero.

“Los centros comerciales nos están acabando, los ambulantes también nos está acabando, y lo que queremos nosotros es cambiarle la cara a este mercado, que se vea mejor; ya tiene más de 50 años”, explica Selene.

Este medio buscó a la responsable del mercado en la zona de la administración, pero no se encontró; una empleada del lugar dijo que se presentaba solamente de lunes a viernes de 7 a 15 horas.