MORELIA, Mich., 9 de enero de 2019.- La escasez de gasolina ha generado algunos cambios en la rutina de traslado a los centros escolares en Prados Verdes, colonia Juárez y Felicitas del Río, de Morelia, Michoacán.

Y es que en los últimos tres días el desabasto de los combustibles ha llevado a que se reduzca el número de carros en las calles, se calcula, a decir de agentes de tránsito que hay hasta 80 por ciento de carros menos que en días que sí hay gasolina.

Esta situación los padres de familia la perciben. Los que toman las combis y quienes aún tienen combustible refieren hacen entre 8 y 13 minutos menos de traslado.

Algunos padres de familia, como Verónica, han ideado traer gasolina del interior de la entidad, porque dice “no tenemos tiempo para hacer tres o cuatro horas de fila en las gasolineras”.

“Lo que hemos estado haciendo es traer gasolina de fuera, de Tacámbaro, de Tecario o Ario de Rosales… y la verdad, no sé si sea por esto, pero sí hemos visto menos carros, menos tráfico”, explicó.

En un sondeo, los padres de familia comentaron que sus hijos estudian en escuelas de la colonia donde viven, por lo tanto, el problema no es el traslado de los pequeños, sino de los profesores, quienes no viven cerca de su centro de trabajo, situación que podría justificar el oficio que el martes giró la Secretaría de Seguridad Pública a favor de los docentes.

Alejandra, madre de familia, refirió: “la verdad a llevar a mis hijos no se me complica, porque los tengo aquí en la colonia y llegamos caminando, sin problema.

Por su parte, expresó Dilia Fabiola: “no ha sido complicado realmente, he llegado en tiempo récord y yo creo que tiene que ver con la falta de automóviles….  En mi caso, donde antes me hacía casi 20 minutos, hoy me hice 8 minutos”, comentó.

Pero el asunto no es tan sencillo. Porque si bien llevar a los hijos no es un conflicto, sí lo es llegar al centro de trabajo. Para Dilia Fabiola ha sido un verdadero reto. “Sí se nos complica, yo trabajo hasta Charo, hasta el hospital, y llega uno un poco más tarde a checar entradas, porque no hay mucho transporte, es muy poco y el que hay viene lleno y a veces no se para”, relató.

En este sentido coincidió Daniela, quién manifestó que el transporte público que hay por su casa dobló el tiempo que transcurre entre cada colectivo, incluso ha tenido que ir caminando hasta la escuela de su hija para poder recogerla a tiempo, por la falta de colectivos.

“Las combis están pasando muy espaciadas, ya no pasan cada 10 minutos. Por ejemplo, ayer la combi se estaba tardando bastante y sí tuve que irme caminando hasta la escuela de la niña, entonces parece que las van a seguir espaciando, o por lo menos eso me dijo el chofer, hasta que resuelva lo de la gasolina y pues ya estoy considerando también seriamente ir a comprar una bicicleta hoy…”, cerrando su testimonio con un “no sé qué vaya a pasar”.

Para quienes no tienen vehículo y hacen uso de colectivos de las rutas Gris y Rosa, donde el 90 por ciento de las combis son a sistema de gas, no tienen mayor problema. En cambio, están las rutas rojas, verdes y amarillas, donde todavía hay un buen número de unidades que usan gasolina; o el caso de las azules, cremas y negras, donde la mayoría lo son.

Por lo pronto el desbasto sigue, y continuará por unos días más, ya que la estrategia contra el huachicoleo va a continuar.

“No podemos utilizar los ductos, porque existen redes que se crearon para extraer, para robarse, las gasolinas. Redes alternas, es otro sistema de distribución al de Pemex; y por eso se cerraron ductos, y se están abriendo conforme se considera prudente, para evitar el robo”, dijo el Presidente de la República, ductos que incluyen los de la Terminal de Abastecimiento y Distribución que hay en Tarímbaro, por lo que pidió comprensión y apoyo de la sociedad mexicana.