MORELIA, Mich., 25 de noviembre de 2020.- Acompañadas de las víctimas indirectas de la violencia contra la mujer, decenas de feministas marcharon sobre la avenida Madero Poniente hasta el Palacio de Gobierno, trayecto en el que coincidieron con un grupo de religiosos seguidores de ProVida.

Este miércoles, la avenida Madero cambio de nombre. Después de décadas de rendir honor al Mártir de la Democracia, esta tarde rinde tributo a las mujeres mexicanas y michoacanas que luchan por que se reconozcan los derechos de cada mujer, por ello hoy se lee: avenida Mujeres Rebeldes y en cada esquina se lee el nombre de alguna de las víctimas de homicidio y feminicidio, que no son pocas…

Las cifras oficiales de la Fiscalía General de Michoacán (FGM) reportan un total de 199 víctimas en el transcurso del año, muertes acontecidas en 190 casos, además de que mil 25 denunciaron haber sufrido violencia doméstica, donde el principal receptor de las agresiones son las mujeres.

A la voz de “Únete, únete, que tu hija puede ser”, exigieron justicia para las michoacanas Yuri, Lupita y Violeta, asesinadas en octubre de este año y en 2019, casos donde los principales sospechosos son sus ex parejas sentimentales y no han sido detenidos.

Encapuchados rayaron una y otra vez con aerosol morado, rojo y verde los edificios históricos, dejando una huella de su indignación por las muertes de las casi 800 mujeres en los últimos cinco años, para recordar que Michoacán es un estado de alto riesgo para la mujer, y que Morelia y Zamora lideran la lista de los municipios más agresivos para ellas.

Con los ánimos al rojo vivo se lanzaron a la prensa, que pretendía documentar sus inconformidades y el momento en que cambiaban de nombre a la avenida Madero Oriente. 

“¿Por qué las grabas? ¡Por grabarlas nos desaparecen!”, aseguraban una encapuchada, tratando de cubrir las cámaras de los celulares, mientras otras increpaban a los reporteros hombres, los cuestionaban si las iban a golpear.

Pero cuando los ánimos parecían no poder ponerse más tensos, aparecieron los integrantes de Pro Vida, con un rosario en mano, entonando La Guadalupana, sin embargo, el encuentro entre antagónicos frente al templo de las monjas se limitó a las consignas, ¡o quizás fueron las ave María, ya no lo sabremos!

El famoso templo de Las Monjas resultó ileso de las pintas, también Catedral, porque fue resguardada por una cadena humana, armada con un rosario y pañuelos azules.