MORELIA, Mich., 23 de abril de 2018.- Periodistas, activistas sociales, políticos y académicos dieron sus opiniones en torno del primer debate entre los candidatos a la Presidencia de la República.

Convocados por Quadratín, esto dijeron:

Iris Vianey Mendoza, senadora perredista: “Desaparecido Meade. Irrelevante Margarita. AMLO no propone nada concreto, no cae en provocaciones aunque se victimiza. El Bronco ha dicho varios absurdos, como las escuelas militares y lo de cortarle le mano a los ladrones. Es un acto de barbarie. Anaya con propuesta vanguardista, argumentando bien; mi percepción es que Anaya gana el debate”.

José Vílchis, periodista: “Buen debate en el que se lucieron los independientes. Meade no logró vencer a sus oponentes y López Obrador le quitó el argumento en la mentira de los 3 departamentos. Todos se fueron contra AMLO (normal), pero no lograron desarmarlo. Ni Meade respondió el tema de Odebrecht ni la Estafa Maestra en la que se le involucra, ni Anaya explicó ni se libró del señalamiento de corrupción. Eso fue lo que yo vi. Y mi opinión”.

Jaime Arizmendi, periodista: “El Bronco, laxo. Margarita, lenta. Meade, mejor que en su campaña; pero no descolla. Anaya, no sale del atolladero. AMLO, ratifica lo que dice en sus spots”.

Edmundo Cázares, periodista: “En este primer capítulo de debates, opino que de los 5 contendientes el que mejor se vio fue Ricardo Anaya. José Antonio Meade se vio muy tibio y poco contundente. López Obrador demostró ser un enano entre los gigantes y un gigante entre los enanos. Margarita Zavala solo de relleno, robando tiempo, y El Bronco, el payasito de la noche”.

Wilberth Rosas, activista de Morena: “Considero que AMLO fue al debate a mantener su ventaja sobre sus competidores, conocedor de su liderazgo ante los mexicanos. Anaya al confrontar a Meade se enfrascó en un pleito que capitalizó Andrés Manuel al perdonarles la vida. En síntesis todos estuvieron atacando a AMLO y Andrés Manuel salió bien librado. AMLO mantiene su ventaja sobre los competidores. AMLO consolida su liderazgo y después del debate avanzará en sectores sociales que no se habían pronunciado a su favor”.

Laura Yadira Marín, periodista: “La estrategia estaba definida: todos los candidatos en contra de AMLO; el resultado, era de esperarse. No pueden cambiar la tendencia favorable al candidato de MORENA en poco más de dos meses que restan de la campaña presidencial. El error, haber hecho tan evidente la táctica común para desacreditar a López Obrador y buscar generar con airados cuestionamientos el rechazo ciudadano. No fue así, aunque es muy pronto para saber quién ganó el debate si se anticipa que los perdedores son todos lxs candidatxs”.

Juan Pablo Puebla, candidato de Morena a diputado: “Francamente todos los candidatos nos quedaron a deber en el debate. Muy lineal, pocas propuestas claras y lo clásico: tratar de pegarle al puntero para avanzar. Meade ligero, dinámico y con la estrategia marcada de posicionarse en segundo lugar en un intento por desplazar a Anaya. Por otro lado un Anaya con una sonrisa guasona más nerviosa que sarcástica y con la derrota en el rostro producto de una profunda operación del PRI-gobierno que caló fondo con las sumas de Ríos Piter y Silvano Aureoles. Margarita desatinada, fuera de lugar y completamente ajena a la realidad de la contienda, arrastrando la sombra del expresidente Calderón de cuyo gobierno fue corresponsable. El Bronco contradictorio pero conectó con la gente y no tenía nada que perder, por eso hace propuestas como la de la cortar la mano y en todo caso le sacó provecho a la circunstancia. Andrés Manuel aguantó como los grandes el ataque de todos como lo tenía que hacer, pero dejó claro que es el puntero para ganar la elección. En resumidas cuentas El Bronco solo fue a golpear a AMLO y los demás también, López Obrador ganó en el cierre y esto es como en la calle el que mete el último gol gana”.

Judith Álamo, periodista: “En el primer debate de los candidatos presidenciales, éstos se afianzan en los lugares que ocupaban ya en las encuestas de preferencias electorales. Andrés Manuel López Obrador sigue de puntero al mantenerse frío, seguro y callado ante sus incongruencias y lo inexplicable de su nepotismo y la mala fama de varios miembros de Morena. Quizá la afectación sea a la baja. En tanto que José Antonio Meade, del PRI, no ganó, se vió como un hombre de temperamento tibio, pese a sus recurrentes e informados ataques contra AMLO. Ricardo Anaya fue directo y contundente al atacar y cuestionar a Andrés Manuel, a mi parecer fue quien ganó el debate. De los independientes, Jaime Rodríguez, El Bronco, fue sobresaliente y escandaloso al proponer soluciones radicales e imposibles contra los corruptos. Y, finalmente, Margarita Zavala fue correcta, feminista, calderonista y nada innovadora”.

Alberto Carbot, periodista: “El primer debate confirmó que AMLO carece de discurso y argumentación. Si hubo un triunfador, sin duda fue Ricardo Anaya quien se desenvolvió a base de propuestas inteligentes y ataques bien dirigidos. Jaime Rodríguez basó su estrategia en atacar especialmente a López Obrador. Dio la nota al solicitarles renunciar a los recursos del INE, a lo que AMLO se negó. José Antonio Meade, continúa arrastrando el peso de la mala administración de Peña Nieto y del PRI; se le vio acartonado y sin emocionar. A Margarita Zavala la traicionaron los nervios y de todos y puede decirse que fue la tuvo peor desempeño”.

Ethel Riquelme, periodista: “El primer debate a la Presidencia 2018 no alcanzo para permitir a loa ciudadanos definir si voto razonado; sin embargo, con un formato novedoso y útil, logro develar la personalidad u fortaleza de algunos de los candodayos; un bronco que arrasó en las redes sociales jugando un claro papel de “porro” azuzando y empleando las palabras que los radioeacucjas queríamos escuchar un Jose Antonio Meade con propuestas amplias aunque demasiado elaboradas para un momento como este; una Margarita que apareció 17 minutos después de iniciar sin ser extrañada 3n el esvenario y volvió a ser ignorada en la recta final y los dos que claramente concentraron la disputa y el interés: un Andrés Manuel puntero y tan seguro de las encuestas que disolvió a aquel AMLO de la lucha, la pasión u el contraayaque; pasivo, sumiso u evasovo, solo podía defender o perder y lo sorprendieron; así como un Anaya que inquieto y en ocasiones acartonado salió al quite com buena preparación y levantó. Sin dañarse entre ellos, todos evasivos en algún tema, resulto que los moderadores fueron mejores rivales que los propios candidatos, pero esto, sólo es el principio”.

Carlos Juárez Cruz, director en México del Instituto para la Economía y la Paz: “Tras escuchar a los candidatos a la Presidencia, no hay novedades sobre cómo piensan resolver los problemas más graves de nuestro país. Aunque parecen coincidir en que corrupción e impunidad son los dos principales retos, y que la estrategia vigente de seguridad no ha funcionado. Sin embargo, no hablaron de las raíces sociales y estructurales de las violencias, ni de las debilidades institucionales. Tampoco de las víctimas y mucho menos de los victimarios para tratar de comprender a profundidad este fenómeno. Sólo visiones de buenos y malos, de blanco y negro. Sobre la corrupción y la impunidad, aún estamos lejos de contrarrestarlas si el debate público entre candidatos se reduce a señalar quién es más deshonesto a nivel personal, cuando idealmente, estas cinco personas deberían ser los mejores hombres y mujeres de cada partido. Siguen ausentes la educación como mecanismo de cambio social y la necesidad de nuevos y mejores estándares éticos como estrategia de prevención”.

Ángel Méndez, periodista: “Los candidatos a la Presidencia de la República quedaron a deber en el primer debate electoral, al dejar de lado las ideas y las propuestas, y dedicar la mayor parte de su tiempo a atacar a López Obrador, y éste a defenderse. En sus pocas propuestas, todos los candidatos fueron incapaces de sustentar las ideas presentadas, y se dirigieron a la ciudadanía en modo kínder, para terminar con una victimización de López Obrador. Margarita, Meade, Anaya y el Bronco hicieron ganar a Obrador”.

Guadalupe Santacruz, consultora: “Pepe Meade ganó el debate porque demostró que es el mejor perfil para tener un Presidente de México con experiencia y sobre todo honesto. Su experiencia probada, de toda una vida ha sido una preparación constante que nos garantiza evitar dar un salto al vacío. Los mexicanos no queremos improvisados ni delincuentes. Elegiremos un país seguro con igualdad de oportunidades y desarrollo. Otros países nos han demostrado que las aventuras políticas terminan en desastre. Nuestras familias merecen vivir en un gran país y Pepe Meade es quién nos asegura esa estabilidad”.

Esteban Calderón, comunicólogo: “Dos horas dan para una exploración somera de sus planes para México. Pero sí abren ventanas en la personalidad de los candidatos que aspiran al cargo de toma de decisiones más importantes y difíciles del país. Los asaltos mentales, formato, réplicas y la “irreverencia” de los conductores nos permitieron ver de qué están hechos y si dan el ancho. Hoy tenemos más información sobre cada uno. ¿Son o no capaces de dirigir nuestro país? GANADORES:
Predebate: Meade, gracias a la fuerza política de su partido que pinta para ser su más grande debilidad. Debate: El Bronco, bien o mal, pero el más recordado. Aunque otros se mantuvieron constantes y propositivos. Postdebate: Depende en parte de sus seguidores. Todos con posibilidades: Miles de firmantes, militantes de partido, servidores públicos (sus empleados), los que compran humo de propuestas populistas…”.

Julio Hernández Granados, periodista: “Mucho más fresco el nuevo formato del debate presidencial, aunque perfectible: El Bronco fue divertido, Margarita lució nerviosa, Meade con argumentos pero cargando el descrédito del PRI y el gobierno de Peña. Anaya es quien sacó el mejor provecho del ejercicio y AMLO pareció ausente y esquivo. Quizás decida ausentarse de los otros dos debates”.

Edna Martínez, consultora: “En un formato nada práctico este 1er debate no fue definitorio, con moderadores protagónicos y tantos cortes creo que los números en las preferencias electorales siguen igual, un Andrés Manuel que se defendió como pudo y se aventó la puntada de regalar 2 departamentos y justificar su propuesta de Amnistía con una consulta a la que invitara a expertos y hasta el Papa Francisco salió con algunos rasguños. Ricardo Anaya calculado incisivo y un manejo inmaculado de los tiempos es quién tal vez suba un par de puntos, su interés era que se quedara en la mente de quienes vimos el debate que él es el único que puede competir contra AMLO. Meade a pesar de ser el que presento de mejor forma sus propuestas no logró conectar. Margarita muy nerviosa, emotiva y cargando con las batallas perdidas de su esposo y un Jaime Rodríguez que quiere gobernar con la Ley del Talión solo me hacen cuestionarme: ¿realmente cuánta gente vio este primer debate?”.

Santiago Roel, director de Semáforo Delictivo: “Lo positivo de las propuestas durante el primer debate fue que todos los candidatos estuvieron de acuerdo en enfatizar la prevención y en combatir la impunidad. En el caso de Mead sobresalen las propuestas de contar con un Código Penal único y el fortalecer la investigación.
En Semáforo Delictivo coincidimos en que se deben desmantelar cárteles y no descabezarlos, con inteligencia no con fuerza. Para resolver hay que reconocer el problema y cambiar la estrategia como planteó Anaya. AMLO, destaca el señalamiento de la pobreza como una de las causas y la propuesta de convocar expertos y no descartar ninguna opción. Lo negativo: insistir en la guerra contra las drogas como lo plantearon Mead y Margarita.
Ninguno de los candidatos planteó un cambio profundo en la estrategia ni la necesidad de una propuesta integral. AMLO no contestó en relación al tema de amnistía y nadie respondió al incremento de violencia por el Plan Mérida”.

Gonzalo Alvarez del Villar, periodista: “Al concluir el primer debate presidencial, sin importar quien haya ganado, o a quién hayan vapuleado más, la propuesta más congruente de lo ahí hablado fue la que expresó el candidato independiente, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, quien planteó la eliminación de las prerrogativas económicas a todos los candidatos presidenciales. Miles de millones tirados a la basura. Lo demás, ataques, insultos, y propuestas ya gastadas. A Margarita la vi sobreactuada. Y en la imaginaria, para los miembros de cada candidato, el suyo fue, por supuesto, el ganador. La de este domingo fue una versión, en vivo, de lo que han dicho en sus millonarios spots publicitarios. Y según lo visto, la disputa por la banda presidencial es un duelo entre dos: Andrés Manuel López 0brador y el panista Ricardo Anaya. Los tres restantes, incluido el representante priísta, José Antonio Meade, después de este encuentro, han quedado a la zaga. Se está en espera que para los próximos debates el nivel sea más elevado y no pedir, como lo hizo el Bronco, cortar manos a los delincuentes, como en países árabes, o militarizar la educación, tal y como lo hizo Victoriano Huerta, durante su presidencia, entre 1913 y 1914, mediante un golpe de estado. López se mantendrá en la punta. Anaya subirá algo, Meade no se moverá al igual que Margarita y El Bronco, el que dio el color, sumará algunos puntitos más”.

Miguel Ángel Chávez, activista del PAN: “Ricardo Anaya Cortés candidato #PorMexicoAlFrente sin cometer errores, con vehemencia, inteligencia y con sólidos argumentos logró imponerse en el #PrimerDebateINE; se movió como pez en el agua y aprovechó el dinamismo del nuevo formato y la experiencia de los moderadores para exponer sus propuestas; logró exhibir las mentiras, el populismo, las ocurrencias y las pocas ideas de López Obrador. Buen intento, pero insuficiente, de retórica tecnócrata de Meade. Las intenciones del voto se van a mover en favor de Ricardo Anaya. La elección, queda claro, es solo de dos RAC VS AMLO. #BienElBronco #MargaritaSeMarchito #AMLOElGranPerdedor ¡Sobresalientes los 3 moderadores!”.

Mimi Amézcua, activista del PAN: “En técnica gana Anaya, notoria la preparación que el Partido Acción Nacional otorga a sus militantes. En gracia gana El Bronco, con sus puntadas objetivas y rudas. En evasión gana AMLO, que fue a todas luces, sólo a cumplir con el requisito de asistencia y en el tenor de “digan lo que quieran, yo sólo vine a repetir mis spots”, quedó en evidencia su falta de argumentos y carencia de credibilidad. En propuestas concretas, ninguno dejó clara su plataforma. Veo un Meade ecuánime, un Anaya muy preparado para su cita, un Bronco que no va a ganar, pero que me gusta para ser el Fiscal Anti-Corrupción, una Margarita titubeante y un AMLO sin argumentos y sin nada”.

Genaro Bautista, activista indígena: “Soy Genaro Bautista de AIPIN. Tal como se preveía la cargada en el debate fue contra Andrés Manuel López Obrador AMLO, quién de cualquier forma salió bien librado. En referencia a los pueblos indígenas, solo Ricardo Anaya del PAN PRD MC, manifestó el adeudo histórico con estas sociedades lo que presupone asumir el compromiso de desarrollo y autonomía, reconocimiento de los derechos políticos y económicos. Ni AMLO, ni Meade hicieron mención a estos pueblos”.

Leovigildo González, periodista: “El debate fue de dos: Anaya y Andrés Manuel López Obrador fueron los ganadores del debate. El de la coalición Por México Al Frente, se vio bien, con argumentos, preparado y criticando. El tabasqueño salió rasguñado, pero sin golpes contundentes, que lo puedan tumbar en las encuestas. Del candidato del PRI poco se puede decir, por momentos se vio tibio, endeble y con muy pocos argumentos antes los ataques naturales de Anaya y AMLO.  El ganador de memes fue El Bronco, quien seguramente ganará unos puntos en las encuestas, pero sin grandes sorpresas”.

Ricardo Saldaña, periodista: “Desafortunadamente el debate sólo evidenció que la mayor preocupación de candidatos y partidos es evitar que gane AMLO la presidencia de la República, dejando en segundo término las propuestas y el verdadero debate de las mismas”.

Christian Tapia, analista político: José Antonio Meade ha ganado el debate, ya que mostró solidez en sus exposiciones y ecuanimidad en sus reacciones. Vi a un Jaime Rodriguez en su papel de inquisidor y claridad en sus planteamientos. Observé con detenimiento a Ricardo Anaya un poco nervioso pero con argumentos en contra de AMLO. Margarita Zavala creo que no supo a qué iba o de qué se trataba el debate, y el gran perdedor es Andrés Manuel, ya que no contestó preguntas directas, evadió en todo momento cuestionamientos y realmente no propuso más allá de lo que viene diciendo hace décadas. Ojalá podamos ver con este arranque informal, más propuestas y menos denostaciones, más claridad en las diferentes propuestas de cada candidato y menos circo”.

Martha Johnson, activista del PRI: “Nada nuevo en este debate presidencial; fue un refrito de lo ya sabido. A los 3 principales candidatos los vi con su mismo estilo y argumentos. Por lo tanto, no veo un ganador, ni un perdedor”.

Cristina Portillo, candidata de Morena a diputada: “Andrés Manuel es el candidato que mantuvo su línea discursiva. Quien mejor logró sobreponerse a los ataques y la embestida de su oposición coordinada desde muchos flancos. Anaya y Meade perdieron el tiempo en descalificaciones y no lograron colocar ni una sola idea contundente en el debate. El Bronco perdido en su protagonismo y Margarita defendiendo el calderonato”.

Paula Selene de Anda, periodista: “Considerando que definir un solo ganador es una perspectiva limitada, tomando en cuenta que ninguno de los candidatos respondió puntualmente a las temáticas propuestas por los moderadores. En lo comunicativo, ¿qué es lo que mejor deja cada uno?
Por parte de la candidata independiente Margarita Zavala, hablarle a las mujeres como “víctima” de las desigualdades en nuestro país fue su mejor desempeño. Con respecto al otro candidato independiente, El Bronco se posiciona a partir de su propuesta de cortarle la mano a quien robe. Sin mayores propuestas de Estado.
Respecto del candidato puntero, López Obrador logra hacer la clara diferencia en la problemática sobre seguridad. El fuego no se apaga con fuego, dijo. Por parte del aspirante frentista, Ricardo Anaya coloca una mención de fácil recordación, al solicitar la otra 7 de 7 sobre escándalos de corrupción ampliamente conocidos. El candidato Meade, desaprovecha la oportunidad del debate para deslindarse del gobierno actual y con ello la posibilidad de remontar del tercer sitio.”

Luisa María Calderón, candidata independiente a diputada: “Un formato más dinámico. Celebro la participación de una mujer en el debate, quien además lo hizo con energía, ganando posición y propuesta, además lo hizo con fundamento y apoyando instituciones. Anaya es buen debatiente pero no respondió señalamientos y su entrada trillada, su cierre un poco cursi.
Meade fue serio, dio datos, estudió para el debate (y se ganó 2 departamentos). Andrés Manuel no respondió a cuestionamientos que no le permitían repetir lugares comunes. Su lenguaje corporal lo empequeñeció. Desaprovechó tiempos y no salió de la abstracción. El Bronco jugó a confrontar y logró su objetivo”.

Ney González, ex gobernador priísta: “#GanóMeade: El debate y dos depas. #ElPerdedorAmlo: El debate, dos depas y las encuestas”.

Daniela de los Santos, candidata del PRI a alcaldesa: “Más allá de partidos o popularidad, fue expuesta la seriedad y experiencia de cada candidato, donde destacó el conocimiento y la integridad de José Antonio Meade. En materia de seguridad es elemental su enfoque de prevención y disuasión. Por lo que ve a la corrupción, una propuesta sólida y clara es la declaración 7 de 7, para no sólo presentar declaraciones patrimoniales, fiscales y de intereses, sino sobre todo para que lo declarado coincida con la forma de vida de los servidores públicos”.

Alejandro Lelo de Larrea, periodista: “Ricardo Anaya gana: dejó en claro que su proyecto es el que puede ganarle a López Obrador. AMLO evidenció un punto débil: se desencajó ante los señalamientos de nepotismo con sus hijos y hermanos, y se la pasó respondiendo con frases prefabricadas de 3 campañas electorales. José Antonio Meade no emocionó: exceso de producción y mucha lectura. Margarita Zavala: sobreentrenada e ignorada por los otros candidatos. El Bronco, locuras y chistoretes”.

Elly Castillo, periodista: “Ante las cifras que muestran las encuestas, creo que del primer debate presidencial esperábamos ver sangre correr, y acabaron en simples empellones. No hubo algún as bajo la manga de los que aspiran a desplazar a López Obrador, quien si bien no ganó, tampoco perdió. Anaya muy hábil, se consolida en 2do lugar y en todo caso fue el ganador de la noche. Meade en cambio desaprovechó la oportunidad de mostrarse como la opción ‘antipeje’. Margarita, lamentable presentación chimoltrufiesca. El Bronco, puras ocurrencias idiotas pero disruptivas, que conectan con ciertos sectores populares. El gran perdedor: Enrìque Peña Nieto”.

Salvador Alaniz, consultor político: “Propuestas, Meade. Polémica, Anaya. Agazapado, López Obrador. Ocurrencias, El Bronco. Entusiasmo, Margarita”.

Juan Ignacio Salazar, periodista: “El ejercicio en el que los candidatos presidenciales debatieron sus ideas y proyectos de nación, sin duda contribuirá a que los mexicanos realicen en julio próximo un voto razonado e informado. Margarita Zavala y Andrés Manuel López Obrador resultaron los más tramposos. José Antonio Meade expuso claramente sus ideas y le ayudarán a mejorar su posición en las encuestas. Ricardo Anaya se dedicó a exhibir AMLO”.

Aurelio Chávez, líder de FSTSE Michoacán: “El formato no me gustó. Muy protagonistas los conductores. Te preguntan algo cuando te quedan cinco segundos. En cuanto a los candidatos, Meade se ve como estadista. Con conocimiento de los temas. La experiencia de haber sido 5 veces secretario de Estado. Anaya buen orador, pero sin estatura presidencial. Obrador, el mismo de siempre; aburrido, sin propuestas, el mismo de las otras dos campañas. El Bronco sin nada que perder. Zavala no era ella. Estaba recitando”.

Salvador Jara, ex gobernador priísta: “Un ejercicio necesario para contrastar las propuestas al mismo tiempo y desenmascarar las mentiras. Sin duda que aparecieron características desconocidas de los candidatos, desde su inteligencia hasta su cinismo. El candidato menos atacado y más coherente fue Pepe Mead. Andrés Manuel sigue confiado y nadando de muertito, Anaya torea bien, y Margarita y El Bronco sin nada que perder son los más sueltos. Fue mucho mejor que los debates de otros sexenios, pero aún le falta dinamismo”.

Ana Brasilia Espino, activista del PRI: “Sin duda quien gana el debate es José Antonio Meade. Su conducta y desenvolvimiento gustó porque se vio brillante, serio y congruente en sus planteamientos; claro, con conocimiento y propuestas concretas como: Código penal único. Agencia de investigación autónoma. Pepe Meade, el candidato con mas experiencia y será el mejor Presidente de la República”.

Odiseo Ibáñez Rincón, profesionista: “el ganador del debate, a falta de un ganador claro, fue AMLO, pues logró el objetivo con el que llegó al Palacio de Minería: no engancharse en controversias y evadir cuestionamientos. Con una ventaja en las encuestas de dos dígitos que él mismo presumió, Andrés Manuel decidió que lo más conveniente era hablar lo menos posible y dejar que el resto de los candidatos se terminaran peleando entre ellos, lo cual logró en cierta medida. Lo ayudaron en buena parte un Meade gris, un Anaya obsesionado con cuestionarlo sin éxito, una Margarita acartonada y sin alma, y un Bronco que terminó siendo la variedad del evento”.

Cristina Zamora, periodista: “A partir de la descalificación empieza la lucha por ganar la atención en los siguientes 120 minutos. Un buen ejercicio. Por primera vez, ágil. La ventaja en las encuestas hacía prever que todos contra el ganador. Sin embargo, hubo momentos en que sí se trató de polemizar. Hubo un clímax. Al hablar de corrupción. La propuesta chusca: “mochar la mano al corrupto”, del Bronco. La calificación lapidaria: “si no tuvieran problemas de corrupción, no tendrían esta discusión”, de Zavala. El romanticismo: “la corrupción se acaba con el buen ejemplo”, de López Obrador. ¿Sustancia? No la encontré. Quiero puntos concretos. Espero el segundo debate con mayor entusiasmo”.

Daniel Lee, periodista: “Mocharle la mano a los delincuentes” y escalarlo hasta convertirlo en una iniciativa, aunque mueve una fibra importante de la población, pasará a la historia como una Perla Negra en una racha de ocurrencias de un candidato ante la oportunidad única de un debate. Una verdadera vacilada de El Bronco. Se pensaría que sí, pero refleja apenas una pseudo estrategia de notoriedad, Pero, ojo, paradójicamente le abonará en presencia mediática. Era previsible que todos se fueran contra AMLO, que Margarita Zavala arremetiera contra Ricardo Anaya. Fue un buen ejercicio, pero la candidata, lástima, desperdició la oportunidad de brillar aunque fuera un poco”.

Miguel Ángel Sánchez de Armas, periodista: “No vi ganadores. Anaya fue el más articulado, como un niño aplicado. Meade se vio bien, con propuestas, pero no creció. AMLO fue el mismo de siempre; no respondió a nada; se dedicó a predicar. El Bronco dio el toque de color y Margarita se vio perdida e insegura. Salvo el Bronco, todos repitieron los spots de campaña, y en mayor o menor medida se de dedicaron a predicar a sus fieles. El formato mejoró, pero seguimos teniendo un gran temor a los debates de a deveras”.

Adriana Hernández, diputada priísta: “José Antonio Meade fue el único candidato que presentó propuestas claras y la forma de llevarlas a cabo. Mientras los otros se dedicaron a los ataques y a rehuir los cuestionamientos, el abanderado del PRI propuso un código penal único, una agencia de especialización especializada en materia de seguridad y la participación de Hacienda y el Instituto Nacional Electoral en materia de anticorrupción. Hace propuestas con soporte financiero, como escuelas de tiempo completo y hospitales con todas las medicinas. Es un ciudadano honesto capaz y comprometido con México”.

Gretel Castorena, periodista: “Sin apasionamiento, sin duda el mejor preparado es José Antonio Meade, se mostró convincente, seguro, experimentado, hizo énfasis en varias ocasiones del tema de la trasparencia en relación al patrimonio de Andrés Manuel, pudo haber aprovechado mejor el tiempo. Andres Manuel, tembloroso, pausado, muy su estilo, se sintió acosado, con tantos años en campaña, ya debería de haberlo superado. Anaya, didáctico, mostrar estadística con carteles en imágenes, siempre funciona, pero sigue sin convencer ideológicamente ese frente, le falta conexión con la gente. Margarita no hizo más que atacar a Anaya, pareció incluso un tema personal, tuvo seis años para hacer lo que dice que va a hacer y no lo hizo. El Bronco desvarió con el tema de “mochar la mano”, está perdido, sin duda”.

Jesús Adame, analista político: “El nuevo formato ayudó a un debate más abierto; candidatos y conductores no lo entendieron. En los temas de mayor interés para los mexicanos, CORRUPCIÓN E INSEGURIDAD, nadie tiene una visión integral y mucho menos una propuesta seria. Ataques muy estructurados y propuestas débiles. El golpe: El 7 de 7 que Anaya le propinó a Meade. Las palabras más repetidas: Andrés Manuel”.

Vanessa Alemán, periodista: “La sorpresa de la primera parte del debate fue José Antonio Meade, quien llegó a la arena electoral en tercer sitio pero rápidamente asumió la posición del segundo lugar, poco gastó en atacar a Ricardo Anaya y se centró en Andrés Manuel López Obrador, combinando propuestas con ataques certeros, sin embargo apenas llegó el bloque de corrupción fue noqueado por Ricardo Anaya quien vio en riesgo su posición. Margarita Zavala, un desperdicio en el debate. Jaime Rodríguez El Bronco, la sal y la pimienta del encuentro. El marcador final: Anaya por el segundo sitio”.

Isabel Ortega Morales, periodista: “¿Qué se dibujó de México en este debate? Que el camino hacia el poder tiene aristas sembradas por la misma
clase política: corrupción e inseguridad, en donde Anaya y Meade levantan confianza. Anaya, más directo, salió mejor. AMLO, cansado, es confrontado por sus incongruencias, pero aún así siguió su mismo discurso que le sirvió para evadir respuestas. Margarita es la sexta mujer que busca la Presidencia, y la tercera en participar en un debate. Formato mejorado”.

Eligio González, candidato del PRI a diputado: “El debate lo ganó José Antonio Meade. Sus propuestas fueron claras, serias y viables. Dejó de manifiesto su experiencia, su honradez y el amplio conocimiento del país.
Ganó Meade en el contraste de ideas, en la profundidad de los conceptos; incluso, ganó un par de departamentos”.

Domingo Ruiz López, abogado y académico: “Un debate de más ataques que propuestas. AMLO evasivo pero seguro, Margarita nerviosa e identificada con el Gobierno de su marido, El Bronco intentando ser duro e imparcial, disparatado. Se pudo apreciar con más claridad la formación, habilidad y propuestas de Anaya y Meade. Se perdió mucho tiempo en atacar a AMLO, lo cal capitalizará. Debió haber más enfoque en las propuestas. En ocasiones hubo debate, en su mayoría lució acartonado”.

Erik Avilés, académico: “El debate exhibe la escasa vivencia de valores democráticos en nuestra Nación e insulta la inteligencia del electorado. Muchas ocurrencias incumplibles e incluso absurdas. Demasiadas preguntas sin respuesta. Descalificaciones y diatriba a granel. Proselitismo barato. Pésima dicción y sintaxis. Mínimo contraste de ideas. Lo peor: muy pocas propuestas para el desarrollo nacional.
El gran perdedor es el sistema político-electoral mexicano, que requiere un rediseño institucional de gran calado”.

Paul Ospital, activista del PRI: “el ganador fue José Antonio Meade porque tiene las mejores propuestas y entiende mejor los problemas de los mexicanos. Recordó que es el único que no tiene ningún señalamiento de corrupción, que es una persona honesta. Propuso soluciones sin demagogia, sin ideas locas”.

Arturo Maldonado Villalón, profesionista: “en el tema de inseguridad, Meade claramente indicó los 3 niveles (prevención, agencia de investigación y autonomía del Ministerio Público), y en corrupción hace planteamiento sobre el 7 de 7. Aclaró que de los tres mil millones de pesos que recibe Morena viven los hijos y hermanos de López Obrador. Se vio presionado con el planteamiento de Odebrecht, los Duarte, el socavón y EPN. López Obrador repite sus eslogan de campaña. En materia de democracia, Margarita tuvo dificultad para deslindarse de su esposo. Meade, claro y preciso en el planteamiento, incluso sobre el peso del PRI pues hizo énfasis en ser un candidato ciudadano propuesto por el PRI. Sergio Sarmiento, a favor de Ricardo Anaya, le planteó muy claro punto a punto para distribuir su tiempo. Anaya le dio la puntilla a López con su coordinador de senadores Bartlett. En propuestas, mejor Meade, y en cierre, Anaya bien”.

Ignacio Martínez, periodista: “esperaba sin duda el ataque continuo contra López Obrador, como esperaba también la falta de respuestas del tabasqueño ante los señalamientos que se le hicieron. Desconozco aún si la mayoría de las mexicanas y mexicanos estuvo presente a través de la televisión, de la radio o de los medios alternativos, pero lo que me queda claro es que de mi parte tenía que existir al menos esa congruencia de conocer lo que dirían. Me considero un triunfador del debate. Hoy me queda claro por quién no voy a votar”.

Martín García, presidente del PRD en Michoacán: “Anaya, claro y contundente, propuestas precisas, interpeló bien, con argumentos. Meade propone con viabilidad, experiencia; contesta con argumentos sólidos. AMLO: Tradicional, más de lo mismo de hace 6 y 12 años;?inseguro, opaco, no interpela y no increpa, no controla el tiempo, mala presentación personal. El
Bronco, sencillo al principio, con tema que duele; rudo pero muy pueblerino. Margarita, con propuestas que se salen por la tangente y poco convincentes”.

Roberto Monroy, consultor turístico: “el formato del debate no es el adecuado, realmente no se debaten ideas, no se contestan las preguntas y cuándo finalmente empiezan a debatir, el tiempo se termina y se dejan más dudas o contestaciones a medias”.

Sheila Montaño, activista del PRI: “Aún se ignora lo que es un debate y su mecanismo
Margarita: Desequilibrada en contexto. AMLO: su comunicación verbal, delata todo lo que no contesto. Perdió el debate. El Bronco: siguió un personaje a la letra. No hay plan de gobierno. Lo dejo claro Anaya: estudio, más no convence..el mismo frente frena lo que dice ser lo más importante para el. La honestidad. Meade: reconoció que el PRI busca con el rediseñar todo. Hasta quienes le dieron origen. Creció en reconocimiento. Pero le falta aún soltarse. Es evidente que sabe lo que México requiere y como puede alcanzarlo.
Moderadora estrella Azucena. Se llevó el control junto con Sarmiento”.

Fabiola Alanís, activista del PRD: “sorteando la ofensiva de Anaya, Meade, Jaime Rodríguez y Margarita Zavala, Andrés Manuel mantuvo la calma y posicionó los temas de su agenda. Como era de esperarse, cada intervención de los y la candidata era una provocación para AMLO, quien acostumbrado a la polémica, logró mantener la tranquilidad y no caer en provocaciones. Cada intervención de Anaya fue un intento por desacreditar al candidato puntero. Anaya se colocó en diferentes momentos a la defensiva por las acusaciones de corrupción lanzadas por Margarita Zavala. Sin nada que perder, Jaime Rodríguez lanzó frases efectistas dirigidas a la desacreditación de los partidos políticos y de las instituciones electorales. Meade tuvo un desempeño más bien gris y con propuestas poco claras, dedicó una parte importante de sus intervenciones a insistir en los ataques a AMLO y menos tiempo a sus propias propuestas. Al final AMLO logró su cometido, pasar el trámite del debate y seguramente mantener la ventaja en las encuestas”.

Alfonso Martínez Alcázar, presidente municipal de Morelia: Me parece que el formato del debate fue sin duda muy innovador y permitió que el diálogo no se tornara tedioso y ver realmente la capacidad de respuesta de cada candidato. Nos pudimos dar cuenta cómo los candidatos de los partidos políticos se la pasaron acusándose unos a otros de corrupción y demostrándose entre ellos mismos sus incongruencias, mientras que los candidatos independientes fueron los únicos que presentaron propuestas congruentes. Pudimos ver a Margarita Zavala siendo congruente, empujando una campaña sin dinero público y hablando por las mujeres del país, dando voz a grupos que quieren un cambio y que, al igual que ella, están hartos de la corrupción de las cúpulas de poder. Y por otra parte, El Bronco estuvo rompiendo esquemas en la política, muy hábilmente encarando a los candidatos de partido y sin duda es uno de los que ganó ventaja por el debate por usar ideas claras y un lenguaje coloquial con el que la gente se puede identificar. Celebro que por primera vez en la historia del país dos proyectos independientes se encuentren en la carrera presidencial y hayan formado parte del proceso democrático del debate transmitido esta noche. Considero que muchos ciudadanos se ven representados e identificados por los candidatos Margarita Zavala y Jaime Rodríguez El Bronco, a quienes conozco personalmente y vería con agrado formando un proyecto conjunto e independiente rumbo a la presidencia de la república.

Pascual Sigala Páez, secretario de Gobierno: Los debates siempre son un ejercicio importante para la democracia del país y para que los ciudadanos puedan tomar decisiones sobre lo que plantean los candidatos, afirmó el secretario de Gobierno, Pascual Sigala Páez. “No soy juez para decir quien ganó o quien perdió, pero a 70 días de que los ciudadanos emitan su voto ya pueden ir perfilando su decisión porque se trata de una elección importante, un quiebre para el país y con la información que tienen pueden hacerlo de manera responsable”.

Rafael Villaseñor Vilaseñor, presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción: Los candidatos a la presidencia de la República dijeron apoyar el Sistema Nacional Anticorrupción y de la independencia que deben tener la fiscalía general y la fiscalía anticorrupción, pero ninguno aclaró la duda del porqué no hay fiscal anticorrupción, señaló el presidente del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Estatal Anticorrupción, Rafael Villaseñor Villaseñor. “Queda la preocupación de que uno de los candidatos quiera modificar el sistema y sea el Presidente de la República quien proponga una terna porque eso le quitaría la imparcialidad al Sistema”.

Daniel Chávez García, presidente del Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales: El presidente del Instituto Michoacano de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (Imaip), Daniel Chávez García consideró que fueron pocas las propuestas que tuvieron que ver con apertura total sobre transparencia y rendición de cuentas. “No hubo sorpresas, algunas pequeñas fintas y golpes, pero no salió dañado ninguno de los cinco aspirantes, nadie puede sentirse derrotado ni triunfador. Invito a los ciudadanos que no solo sigan los debates sino que se metan a las plataformas de los institutos políticos porque de ahí es de donde salen las políticas públicas”.

Arnoldo Vizcaíno, líder de Campesinos Unidos de Colima: Los candidatos a la Presidencia de la República quedaron a deber en el primer debate electoral, al dejar de lado las ideas y las propuestas, y dedicar la mayor parte de su tiempo a atacar a López Obrador, y éste a defenderse. En sus pocas propuestas, todos los candidatos fueron incapaces de sustentar las ideas presentadas, y se dirigieron a la ciudadanía en modo kínder, para terminar con una victimización de López Obrador. Margarita, Meade, Anaya y el Bronco hicieron ganar a Obrador.

Agustín Arriaga Díez, presidente del Consejo Coordinador Empresarial del Estado: manifestó que a los candidatos se les vio bien preparados con marcados contrastes en sus planteamientos en relación a la amnistía para los delincuentes, la corrupción y la inseguridad. No obstante, dijo que a menudo faltó mucha precisión al responder. Señaló que la propuesta del independiente, Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, llamó la atención y sin duda provocará polémica, por lo que participación tendrá influencia en el electorado.

Gustavo Ogarrio, periodista, escritor y académico de la UNAM: opinó que lo primero que se advierte es que no se trató de un debate, pues el formato fue rígido, confuso y con tiempos absurdos en las intervenciones. “Quizás este debate se distingue, primero, por esa pulsión tan destructiva, incoherente, barbarizada, que es no sólo preocupante sino absolutamente inadmisible, como la propuesta de El Bronco de que el Ejército irá a dar las clases en las preparatorias de todo el país o, la peor, la de ‘mocharle la mano al que robe’, que no sólo es una tontería, sino absolutamente inadmisible, un pensamiento en el tono de la barbarie que vive México.

Mario Alberto Cortés, catedrático de la Facultad de Filosofía Dr. Samuel Ramos Magaña, de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo: Me parece que las respuestas de los candidatos adolecieron de muchas repeticiones, lugares comunes y poca claridad. En algunas de ellas se evidenciaron incoherencias, dado que lo que criticaban en el otro, lo asumían ellos poco después. Se ve que no se prepararon mucho para el debate, porque las preguntas y críticas que se les harían eran previsibles en buena medida y no respondieron con ideas claras, sino con sus consignas de siempre. Por momentos parecía que estuvieran siguiendo sólo un guion, leyendo tarjetitas o recordando simplemente lo que dicen en sus promocionales. Aunque el formato del debate mejoró respecto a los anteriores, sigue siendo rígido y acartonado. Lo mejor fueron las preguntas que los conductores dirigieron de manera individualizada a cada uno de los participantes. Ninguno mostró gran inteligencia para responderlas de manera satisfactoria. Por ejemplo, una de las conductoras afirmó que el asunto de Odebrecht había generado que en muchos países en lo que esa empresa brasileña había actuado se investigara la corrupción generada en las esferas de gobierno, excepto en dos: Venezuela y México. Así que los que sostienen que si gana uno de los candidatos este último sería como el primero, pues se les olvida decir que gracias al gobierno actual ya lo estamos siendo.

José Alfredo Tapia Navarrete, catedrático en el posgrado de la UMSNH y docente en la Universidad Latina de América: El debate lo ha ganado Anaya por su propuesta, ataque y manejo de tiempos. El segundo es AMLO bajo su estrategia y estilo per no se le vio base a su propuesta. Creo que en los contenidos hay elementos en los cuáles los candidatos coinciden en las soluciones generales, una Fiscalía autónoma y el combate a la corrupción, pero no tocan el tema de la auditoría con similares características. MEADE no logra desprenderse de un PRI y un Gobierno del cual fue parte por lo que no solventa con congruencia las preguntas directas. El caso de AMLO evade contestar preguntas sobre un tema sensible como es la Amnistía y su relación con otroras ” enemigos” que ahora se acompañan y eso lo debilitó más. Anaya resurge entre los embates directos sobre sus nexos con presuntos actos de corrupción y le alcanza para sacar hábilmente con sus datos y discurso verbal y corporal el debate que sin duda le favoreció.

Sergi Mass, director de Grupo Acustik: “el debate quedó a deber porque no hubo nada nuevo. El puntero, AMLO “dio bola” y administró su ventaja; todos se le fueron encima con el tema de la amnistía… se abusó del mismo y se olvidaron temas centrales. El Bronco le puso la sal y pimienta aunque con un excesivo humor negro; Margarita lamentable, se esperaba más de ella; Meade como con una camisa de fuerza por su discurso manido y Anaya, hizo su lucha, pero es evidente que le pesa la campaña negra en su contra. Síntesis: el debate pasó de noche en lo literal y en sus contenidos. Nada digno de escribir a casa. Definitivamente hoy, ¡ganaron los memes! Nos leemos el próximo debate”.