MORELIA, Mich., 24 de junio de 2019.- El gobernador, Silvano Aureoles enfatizó que el comandante, Carlos Gómez Arrieta, fue un elemento fundamental en el proceso de estabilización en materia de seguridad y gobernabilidad en Michoacán.

A unas horas de que el mando policial se separara del cargo de Subsecretario de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), el mandatario recalcó que Gómez Arrieta también fue un eje para transitar a una nueva etapa institucional en la cooperación para hacer frente a un tema que es terriblemente complejo como es la inseguridad.

“Lo hizo con mucha entrega, compromiso y dedicación”, señaló Silvano Aureoles, luego de refrendar su reconocimiento a la labor desempeñada por casi cuatro años al frente de la subsecretaría.

El mandatario indicó que no hay notificación alguna hacia el gobierno michoacano, de ninguna índole, ya que no hay acusaciones reales, salvo un video que fue difundido en redes sociales.

Dijo que la separación del mando policial es para que Gómez Arrieta atienda cualquier llamado del que pueda ser objeto y pidió que el caso Ayotzinapa sea resuelto con base a verdades y no con elementos que generan mayor confusión.

De acuerdo a los números, durante la era de Carlos Gómez Arrieta, se logró que el área operativa de la SSP incrementara detenciones hasta en un 50 por ciento al arrestar a 54 cabecillas y cumplimentar más de 200 órdenes de aprehensión, donde destacan las detención de El Cenizo y El Jordy.

En ese lapso, se instrumentaron cientos de operativos que concluyeron la detención de alrededor de 13 mil sospechosos, se logró la recuperación de ocho mil 377 vehículos, se decomisaron cerca de tres mil armas largas a integrantes de grupos delictivos, más de dos mil 500 armas cortas, 109 fusiles, 200 mil cartuchos y 229 granada.

En combate al narcotráfico, la SSP logró ubicar y desmantelar 60 narcocampamentos y laboratorios de drogas sintéticas; se destruyeron 210 plantaciones de marihuana y amapola a lo largo del Estado, con sus 16 mil 806 kilos de yerba y se decomisaron 8 mil 300 kilos de metanfetaminas y más de 200 marihuana.

En ese mismo periodo, fueron encontradas con vida 220 personas reportada como privadas de la libertad y cerca de 200 que se presumía extraviados fueron localizadas.

El mando policial y Asuntos Internos lograron detener en flagrancia a 24 policías municipales por vínculos con la delincuencia organizada, mientras que medio millar de efectivos de la Policía Michoacán, quedaron a disposición de la Ministerio Público Local, señalados de varios delitos.