MORELIA, Mich., 20 de septiembre de 2019.- Con una mayoría de votos, el Cabildo de Morelia aprobó la propuesta de presupuesto de ingresos correspondiente a 2020, si bien determinó reservar la determinación sobre el aumento al agua potable.

De acuerdo con un comunicado, ante la negativa de regidores como Carlos Reyes y Guadalupe Alcaraz (Morena), Melissa Vásquez y Gaspar Hernández (independientes) y Moisés Cardona (PAN), a aprobar un aumento entre el nueve y el 20 por ciento a segmentos tres y cuatro residenciales, comercial, industrial, oficial y servicio medido en la prestación de agua potable, el presupuesto de ingresos 2020 excluye, por el momento, este tópico.

Los regidores desfavorables al incremento en las tarifas de agua potable expresaron que, de proceder la medida, se tendrían afectaciones a los pequeños comercios, especialmente aquellos que mantienen sus locales en sus domicilios.

Asimismo, reclamaron que los esquemas tarifarios acordados no se reflejaron en el dictamen puesto a discusión en la sesión de la comuna moreliana celebrada el viernes 20 de septiembre.

Por su parte, regidores como Eliacim Cañada (ES) y Rubén Pedraza (Morena) destacaron que el incremento no se prevé como general, por lo que no se tendrá un impacto adverso en la generalidad de los usuarios del agua potable.

Raúl Morón, alcalde de Morelia, agregó que la situación vulnerable del Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento (OOAPAS) orilla a que luego de cinco años sin variación en las tarifas se deba hacer un ajuste al alza, concentrado en los segmentos comerciales, industrial y el servicio con cuota fija, para incentivar el tránsito al servicio medido.

Será en el curso del viernes 20 de septiembre cuando se reanude la discusión del Cabildo y se determine la procedencia o se deseche el aumento a las tarifas del agua potable.

El presupuesto de ingresos 2020 para Morelia, aprobado en lo general, considera un aumento en impuestos y derechos como a espectáculos públicos, ocupación de la vía pública para valet parking, tianguis y mercados y el derecho de alumbrado público (DAP).

Además, se reactiva el cobro del impuesto por lotes baldíos, los daños al sistema de alumbrado público y la limpieza de lotes baldíos, y se reestructuran los esquemas de licencias de funcionamiento municipal y de anuncios publicitarios.