MORELIA, Mich., 7 de diciembre de 2018.- En el curso de la semana del 10 al 15 de diciembre comerciantes afectados por las lluvias intensas, los encharcamientos severos y las inundaciones ocasionadas por el huracán Willa, en Morelia, comenzarán a recibir los apoyos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) para su recuperación, afirmó Raúl Morón, alcalde de la capital del estado.

A poco más de seis semanas de las afectaciones que 42 colonias en Morelia registraron por el paso del huracán Willa, los primeros apoyos procedentes del Fonden, luego de la declaratoria de desastre emitida por la Secretaría de Gobernación (Segob) para el municipio, se radicarán entre la población damnificada.

Detalló que suman 116 propietarios de micro y pequeños negocios los que obtendrán estos apoyos, por 11 mil pesos, lo que implica una derrama económica por un millón 276 mil pesos, lo que permitirá adquirir equipos, insumos y mercancía para reponer las pérdidas experimentadas por los establecimientos; colocar pintura, y reparar algunos desperfectos.   

Morón manifestó que, no obstante, se prevé que este monto no sea suficiente para atender los requerimientos de los negocios afectados, por lo que se proyecta conformar una bolsa de recursos entre el estado y el municipio para complementar los costos derivados de la rehabilitación.   

Cuestionado sobre la asignación de financiamiento para la remodelación de la infraestructura hídrica y de servicios perjudicada por Willa, el presidente municipal expuso que ha conocido del arribo en una fecha por determinar por 70 millones de pesos, si bien “no me consta” que esta cifra esté disponible, procedente de la Federación mediante el Fonden.

Indicó que se pretende lograr la asignación de presupuesto por parte de organizaciones nacionales e internacionales para, independientemente de la captación de los apoyos que emita la Federación, efectuar las obras que permitirían abatir los riesgos de inundaciones y encharcamientos severos a partir de 2019.     

Recordó que el Fonden otorga financiamiento para la atención de los sectores afectados por fenómenos perturbadores, como fuera, en el caso de la capital michoacana, inundaciones y encharcamientos, si bien tiene condicionantes y limitantes, entre las que destacan la legal propiedad de los inmuebles afectados y la reparación de daños estructurales, sin considerar bienes muebles o automotores.