CIUDAD DE MÉXICO, 23 de septiembre de 2018.- El próximo gobierno pretende cerrar las 46 oficinas que ProMéxico tiene en el mundo para atraer inversión al país, porque “no hacen nada” y gastan muchos recursos en labores de promoción; ese trabajo se asignará a los embajadores que representan a México en ciudades que resultan estratégicas por su importancia para los negocios.

Explica Milenio que, la intención de eliminarlas obedece a la política de austeridad anunciada por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, porque, de acuerdo con su equipo, se destina mucho presupuesto a una estructura que resulta paralela a la diplomática.

De acuerdo con los equipos de transición del actual y del próximo gobierno, ya se analiza el costo exacto que implica ProMéxico para la Federación y la evaluación inicial de la administración entrante es que “no hace nada” y requiere de renta de oficinas, encargados y hasta secretarios particulares.

ProMéxico tiene presencia en centros de negocios como Pekín, Dubái, Shanghái, Singapur, Tokio, Londres, Madrid, Moscú y las principales capitales sudamericanas y caribeñas, así como en 15 urbes de Estados Unidos, entre ellas Nueva York, Chicago, Los Ángeles, Miami y San Francisco.

Más información Milenio