MORELIA, Mich., 7 de julio de 2020.- Cuando a una mujer se le sancione por recurrir al aborto, también se debe sancionar al progenitor de manera más severa que a ella, propone el diputado del Partido del Trabajo Baltazar Gaona.

Aunque no especifica la sanción que se impondría al progenitor, sí plantea de seis a nueve años de prisión a quien mediante violencia física, económica o psicológica o mediante engaño obtenga el consentimiento de la mujer para abortar en una reforma al artículo 142 del Código Penal.

“Ya es tiempo de que el progenitor asuma las consecuencias de la irresponsabilidad de su actuar, pues sus acciones u omisiones muchas veces orillan a que las mujeres recurran al aborto lo que genera daños físicos, psicológicos, sexuales, económicos y morales que las marcan para siempre”.

Gaona señala en su propuesta que se debe generar conciencia en los varones de que deben asumir con responsabilidad las consecuencias de sus actos, además de erradicar los diferentes tipos de violencia que se ejercen en contra de las mujeres.

El legislador dice estar consciente de que la mujer tiene el derecho de decidir entre ser madre o no serlo, pero también de que muchas de las mujeres que rechazan la maternidad es por el grado de irresponsabilidad y violencia que los hombres ejercen en su contra.

“Son cientos de mujeres que han tenido que enfrentar la maternidad solas y que el hombre de manera irresponsable las deja a la deriva, si bien, reconozco a todos las jefas de familia que han asumido el doble papel de ser madre y padre al mismo tiempo, también considero que esto no debe de seguir ocurriendo, por lo que es indispensable luchar para erradicar la irresponsabilidad de los hombres, pues ellos tienen la principal obligación de ejercer con responsabilidad su sexualidad”.

Considera que penosamente en nuestra sociedad, la mujer embarazada fuera de matrimonio siempre ha sido causa de señalamientos, discriminación y muchas veces abandono, mientras que el progenitor de manera cínica se desentiende de su responsabilidad dejando la carga en la mujer, orillando con esto a que la mujer tome la decisión de recurrir al aborto.