MORELIA, Mich., 15 de noviembre de 2020.- Hasta siete mil millones de pesos dejará de recibir Michoacán de la federación durante 2021, dependiendo de la discrecionalidad con que las instituciones federales ejerzan los recursos aprobados el pasado viernes, afirmó el diputado federal Enrique Ochoa.

El presupuesto estatal, como el de todas las entidades federativas proviene de tres cajones, uno de ellos establecido en la Ley de Coordinación Fiscal y con el que no hay ningún problema porque son fórmulas establecidas para distribuir los ingresos a través de los ramos 28 y 33.

Los inconvenientes comienzan con el segundo cajón porque son los recursos los ejercen dependencias federales, a través de programas a los que se puede acceder a través de convenios estatales o municipales, para que aterricen en la entidad y que anteriormente se etiquetaban directamente al estado.

Un ejemplo es el extinto Seguro Popular para el que Michoacán tenía tres mil 400 millones de pesos, pero que ya no tendrá porque se redirigieron al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) para que directamente los aplique, pero no hay certeza de que los vaya a bajar, por lo que son recursos que el estado dejará de recibir.

En el tercer cajón están los programas que administra directamente la federación con impacto en los estados como son la construcción de nuevas carreteras y mantenimiento de las existentes, rubro en el que Michoacán tenía recursos por 570 millones de pesos en el 2018 y ahora no tiene nada porque no hay proyecto carretero federal en la entidad.

Señaló el diputado Ochoa que la infraestructura carretera es muy importante porque si bien los recursos eran administrados por la SCT, tienen un efecto multiplicador en materiales y mano de obra que no tienen otro tipo de programas como el de la rehabilitación de los gasoductos en Lázaro Cárdenas o la rehabilitación de la red de distribución de energía eléctrica.