MORELIA, Mich., 5 de febrero de 2020.- Con las casi setecientas reformas que ha sufrido la Constitución Política de México desde que se promulgó a la fecha se ha discutido la pertinencia de crear una nueva que aspire a regular el país en la centuria actual, “considero que no es necesaria una nueva, sino acatar la que ya tenemos, con adecuaciones e interpretaciones acordes a las exigencias sociales de estos tiempos”, apuntó Juan Antonio Magaña de la Mora, magistrado de la Cuarta Sala Penal del Supremo Tribunal de Justicia del Estado.

Señala un comunicado de prensa que, al fungir como orador oficial y representar al Poder Judicial de Michoacán en la ceremonia cívica conmemorativa por el aniversario de la promulgación de la Constitución Política de 1857 y 1917, explicó que “todo derecho tiene una obligación correlativa; quienes estamos viviendo bajo el imperio de la Constitución debemos acatar, también, nuestras obligaciones y no únicamente exigir, tanto de autoridades como de particulares, el respeto a nuestros derechos ahí consagrados”.

Ante la presencia de Raúl Morón Orozco, alcalde de Morelia; Antonio de Jesús Madriz Estrada, diputado presidente de la Mesa Directiva del Congreso del Estado; entre otros invitados especiales, Magaña de la Mora expresó que el mensaje de esta efeméride es que todas y todos “nos asumamos guardianes de nuestra Ley Suprema, pues una Constitución no debe adecuarse para ejercer el poder, sino para garantizar las libertades de los mexicanos”.

Asimismo, agregó que una Constitución debe contener y reflejar los anhelos y valores de un pueblo y, en el transcurso del tiempo, le corresponde a cada generación exigir preponderancia a uno o varios de éstos. “Hoy por hoy, considero que lo que se reclama es una mejor economía y seguridad; sin la economía suficiente no se cumple con las garantías sociales y económicas, y sin la seguridad suficiente no se percibe la tranquilidad y la paz”. El magistrado de la Cuarta Sala Penal finalizó expresando que la ciudadanía puede contar con la seguridad de que el texto fundamental que hoy nos rige seguirá vigente y actuando en beneficio del país, “en la medida que todos cumplamos con la Constitución, nos garantizaremos a nosotros mismos el orden, el respeto y la paz de la Nación”.