PARACHO, Mich., 13 de julio de 2019.-La corrupción no es sólo una frase acuñada al calor de la campaña política, es una práctica que será erradicada del gobierno, enfatizó el Presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

La corrupción, precisó, fue una práctica que no solo afectó la vida pública del país, sino las finanzas institucionales, por eso será desterrada, no habrá impunidad, decreto.

Durante una largo mensaje, que igual tocó el proyecto en salud, el tema de la federalización de los servicios educativos, como su visión de la cuarta transformación, el tabasqueño dijo que el combate a ese flagelo permitirá al gobierno contar con mayor presupuesto para ampliar la base de beneficiarios de sus políticas sociales.

Será, afirmó, sin incrementar impuestos ni en base a gasolinazos, solo con recaudación de los impuestos ya existentes.

Aquí, en la cuna de la guitarra michoacana y emblemático pueblo indígena, el huésped de Palacio Nacional dio respuesta a sus detractores que avizoran una recesión económica en puerta

Les dijo que México registra finanzas sanas, merced su programa de austeridad que le permitió contar con recursos públicos para atender a los más vulnerables.

Así, citó que ya comienza la dispersión de recursos para atender a 8 millones de adultos mayores con la pensión universal de 2 mil 550 pesos; la de los niños con discapacidad con una cifra similar de apoyo; y, la de Jóvenes Construyendo el el Futuro, con mil 600 bimestrales.

El tabasqueño no escatimó y prometió que para el próximo año, la cifra de beneficiarios se duplicará.

Todos agregó, absolutamente todo, desde preescolar hasta la carrera profesional, contarán con un apoyo.

“No volveremos a abandonar ni a dar la espalda a nuestros jóvenes, porque eso fue un detonante de la violencia”, refirió al mandar, luego de afirma que su gobierno no mentira ni robará.

López Obrador mantiene una gira de dos días de trabajo. Le acompaña su gabinete de salud y el Gobernador, Silvano Aureoles.