MORELIA, Mich., 27 de febrero de 2015.- Tras reconocer el esfuerzo de las autoridades para lograr la detención del líder del cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, La Tuta, diputados de oposición del Congreso del Estado hicieron un llamado a que tal acción no sea utilizada como un “hecho electorero”.

En entrevistas por separado, el coordinador del grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN), Sergio Benítez Suárez y de la bancada del Partido de la Revolución Democrática (PRD), Armando Hurtado Arévalo, coincidieron en señalar que las autoridades están obligadas a generar las condiciones de equidad y tranquilidad en las próximas elecciones, por lo que deben cuidar que la detención de uno de los capos más buscados en el país no sea utilizado con fines electorales.

“Hay que reconocer al gobierno federal el hecho, es algo que la sociedad michoacana deseaba desde hace mucho tiempo, finalmente se detuvo a una cabeza importante y eso debe servir para derribar la estructura de los grupos criminales” puntualizó el panista Sergio Benítez, quien insistió en que debe haber prudencia en el gobierno para que en el marco del proceso electoral se garanticen las condiciones adecuadas de seguridad y equidad para los electores.

Por su parte, el líder parlamentario del PRD, Armando Hurtado Arévalo celebró la aprehensión de La Tuta, aunque consideró que no es atribuible al trabajo del ex comisionado para la Seguridad, Alfredo Castillo Cervantes, además de que el hecho no garantiza la solución a los problemas de inseguridad en la entidad, principalmente la relacionada con los delitos del fuero común, que en el caso de Morelia, van a la alza.

“Las detenciones de grandes capos tiene entre sus interpretaciones una relación con los momentos, actualmente estamos en proceso electoral y creo que ahora el gobierno debe garantizar la certeza de las elecciones, en una acción conjunta con partidos políticos quienes también deben impulsar a candidatos con probidad”, señaló.

En este sentido, ambos legisladores señalaron que no debe cesar el trabajo de las autoridades y partidos políticos para evitar la coacción del voto por parte del crimen organizado, tal y como se evidenció en el proceso electoral del 2011.

“Las condiciones actuales son mejores que en el último proceso electoral, es seguro que la detención de ésta cabeza afecta la operatividad de este grupo de crimen organizado, pero no por este hecho se puede dar como resuelto el problema”, concluyó Benítez Suárez.