Sonrisas de niños y niñas

La responsabilidad de los padres en la formación de sus hijos, así como el principio del máximo interés de los niños y niñas, es siempre complementada cuando existen las condiciones de poder emprender acciones que reconozcan a quienes durante un año han logrado cumplir con sus tareas, con sus responsabilidades personales y de higiene y sobre todo con los compromisos de la familia.

Estas fechas de diciembre y enero generan condiciones para brindar acercamiento y comunicación con los miembros de la familia, principalmente con niños, niñas y adolescentes, también lo es con jóvenes. Estos días han servido para que organismos de la sociedad civil, personas altruistas, y servidores públicos generen acciones de gobernanza, o de compromiso solidarios para llevar a las colonias de precariedad algunos regalos que reconozcan el trabajo y el desempeño de las y los niños en dichas zonas.

Así,  durante estos días se han llevado juguetes y aguinaldos a miembros de familias viviendo en condiciones de precariedad en Uruapan, en San Juan Capacuaro, en Apatzingán en diversas colonias, así como en Morelia, en las colonias de Ciudad Jardín, Resplandor y la Nueva Aldea, a un lado de Villas del Oriente.  

Los resultados han sido espectaculares, los resultados constituyen en sí mismo un avance significativo de la sociedad civil en trabajos de colaboración, cooperación y solidaridad frente a los que más requieren de apoyos, principalmente a niños, niñas y adolescentes. Hoy fue ese día en donde se pudo rescatar el ejercicio de la colaboración para hacer la entrega de cientos de juguetes en las colonias de Ciudad Jardín, Resplandor y Nueva Aldea, al menos 600 personas atendidas, y más de 400 niños beneficiados.

Los causantes de estas más de 600 risas, que incluyen a los padres de familia de las y los niños atendidos, fueron diferentes organizaciones como Ángel de Corazón porque te Nace Ayudar, A.C., personas en los individual como la familia de la Florecita la Payasita Policía y sus dos pequeños hijos, Gotita y Pulguita, así como de Miguel, Toño, Marx, Gerardo, los luchadores profesionales Samuray y Metálico, el Órgano Autónomo de Derechos Humanos,  además de quienes organizaron dentro de las colonias, las autoridades locales de Ciudad Jardín, así como de El Resplandor, y la Nueva Aldea, y desde luego Santiago un extraordinario niño que ha puesto la muestra de lo que significa la solidaridad y ha organizado a sus amigos y vecinos y conocidos y familiares para que de manera conjunta entregaran los regalos en la Nueva Aldea.

Esta jornada me  permite precisar que son más las personas buenas que están realizando procesos de cohesión social, que aquellos que se dedican a destruir el trabajo social; lo que hoy se vivió en diferentes colonias resignifica el trabajo a partir de ganar la confianza de las familias, de la identidad y modelos de personas que hablan y luchan con el ejemplo, así como la creación de valores comunales uno de ellos la solidaridad y la tolerancia y la convivencia que se genera en cada uno de los rincones a los que se llegó.

Se agradece a todos y cada uno de los participantes su entrega y compromiso por rescatar sonrisas, a los líderes de las colonias su capacidad de convocatoria y compromiso: Lucia Patricia Moya Rodríguez, a la Encargada del Orden del Resplandor y el Encargado de Ciudad Jardín para la escuela en aprobación. Agradezco a las personas que donaron juguetes y que fuimos el conducto para su entrega y a quienes participaron como beneficiarios tanto de ropa, juguetes, y cortaron la rosca.