Carlos Alberto Monge Montaño.

Primero ciudadanos…

“El ciudadano ha de ser ciudadano rebelde y crítico, no puede ser un ciudadano sumiso y servil”. Pablo Castellano Cardalliaguet (1934-¿?) Abogado, político y sindicalista español.

A propósito de las fiestas patrias y en especial la conmemoración del inicio de la lucha por la independencia que recordamos con especial fervor “la noche del grito”, bien vale recodar la importancia de ser primero ciudadanos.

La polarización que padece el país motivada por los “líderes” en el poder y la oposición, debe por lo menos disminuir para que México crezca con mayor armonía y se encuentren soluciones a los enormes desafíos, con total respeto a la ley y sus instituciones.

Nos urge ser primero ciudadanos. Basta de defensores de lo indefendible, de acusaciones a priori, descalificaciones sin argumentos y de justificarlo todo con el pasado.

Este martes el presidente Andrés Manuel López Obrador destacó que le “gustó mucho la actitud muy digna de algunos adversarios, hablando de que era el momento de la reconciliación” y destacó: “yo les tomo la palabra, creo que es momento de unidad si tenemos el propósito de que progrese el país con justicia”. Habló además de garantizar el derecho a disentir y que nunca se piense en el autoritarismo.

Si es honesto en lo que dice y hay un mínimo de congruencia, tendría que poner el ejemplo desde ya. Deberá respetar irrestrictamente la ley, tendrá que guardar su arsenal de adjetivos para descalificar con lo que no está de acuerdo o justificarse cuando falla.

Pero tiene razón, es momento de procurar la reconciliación. Han transcurrido de manera vertiginosa más de 9 meses de su administración, así que si realmente quiere hacer la diferencia, tendrá que dejar de actuar como candidato opositor en campaña y dedicarse a gobernar.

Seguramente habrá muchas más críticas, pero es normal cuando habitamos un país tan diverso, que arrastra gobiernos que han quedado a deber, donde prevalecen lamentables cinturones de miseria e impresionantes retos a superar, para los cuales, hay cualquier cantidad de opiniones del cómo se podrían superar.

Los opositores no sólo tendrán que tomarle la palabra a López Obrador, deberán exigírsela y así tendremos que hacerlo el resto de los mexicanos. No podemos perder de vista que la clase política de este país ha vivido extraordinariamente bien ya sea en el poder o la oposición, incluido el que hoy despacha como Ejecutivo Federal.

Así que más nos vale ser primero ciudadanos para exigir resultados y señalar con plena autoridad y argumentos los errores que nuestro juicio cometan quienes gobiernan. Pero lo que debe disminuir ya, es la polarización que vive el país. Resulta increíble ver lo chiquitos que somos cuando en redes sociales la mayor discusión radica en si hubo o no invitados en Palacio Nacional la noche del 15 de septiembre.

Por un lado los que presumen que fue diferente al pasado, que Andrés Manuel lo hizo austero; mientras otros señalan que fue lo mismo de otros años, nada más que con un claro intento de dar más atole con el dedo o con la hipocresía que caracteriza a casi todos los que integran la clase política nacional.

Por ello tenemos que procurar ser primero ciudadanos y exigirle a los que se dedican a los asuntos públicos de tiempo completo, un mínimo de congruencia.

Procuremos que las emociones que acabamos de sentir con motivo de los festejos patrios se mantengan, pueden ser el factor de unidad que necesitamos. Seamos ciudadanos responsables antes que seguidores ciegos de algún gobernante o líder político.

Mientras tanto, ojalá que quienes tienen el alto honor y responsabilidad de tomar decisiones desde el Congreso de la Unión hagan lo correcto y también sean primero ciudadanos para pensar en todo el país. En estos días, deberán darle forma al próximo año, cuando aprueben la ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos.

Con estas decisiones sí impactan contundentemente a todos. Si hubo o no invitados especiales en Palacio Nacional, es cosa menor, porque así ha sido regularmente, algunos con matices de cinismo y otros de hipocresía, pero así son los políticos, intentan comunicar lo que les conviene y mientras tanto, seguirán viviendo bien en el gobierno o la oposición. Así que una vez y a propósito de las fiestas patrias, los invito a ser primero ciudadanos.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

[email protected]