15 de julio de 2020.

Libre expresión…

Por: Carlos Alberto Monge Montaño.

Morena y sus tribus.

“La política es el conjunto de esfuerzos que se hacen en vista de participar en el poder o de influir en la repartición del poder.” Max Weber (1864 – 1920). Sociólogo, economista, científico y político alemán.

Con el pretexto de buscar la unidad rumbo a la elección del próximo año, autodenominados “liderazgos y referentes de Morena” hicieron pública una reunión de trabajo, donde destacó la presencia del presidente municipal de Morelia, Raúl Morón Orozco, así como la ausencia del senador Cristóbal Arias Solís.

Las diversas encuestas que se han publicado en los últimos meses presentan coincidencias como que Morena es el partido más posicionado en Michoacán y que entre los suspirantes, los que encabezan las preferencias son justamente Arias Solís y Morón Orozco.

El problema de este movimiento que llevó a Andrés Manuel López Obrador a Palacio Nacional, es que dista mucho de comportarse como un partido político institucional y a ratos parece que ya ni su dueño, actual presidente de México, ha podido controlarlos.

Semejante situación se hace evidente en Michoacán donde no existe un dirigencia legitimada, fuerte y respetada, así que, herederos de las lamentables prácticas del Partido de la Revolución Democrática, sus luchas intestinas y pragmáticas por el beneficio personal y de grupos a través de las ¨tribus”, parecen repetirse en Morena.

En su comunicado, los “liderazgos y referentes de Morena” que asistieron a la reunión, destacan que “antes de las aspiraciones personales, lo más importante es hacer partido”. Suena bien, pero indudablemente asistieron para mantenerse en la jugada, es la manera de negociar posiciones cuando llegue el momento de definirse por el más viable para llegar al Solio de Ocampo, y claro, mantenerse cerca del poder.

El ausente, Cristóbal Arias, argumentó que no asistió porque la convocatoria no fue institucional, la hizo Sergio Pimentel a quien no le reconoce representación alguna. Destacó que asistir era validar una división al interior de Morena, además de que tampoco hubo parámetros para definir a los convocados. Remató que, en su caso, si en las encuestas figurara con apenas 2 o 3 puntos porcentuales de las preferencias, por decoro, ni siquiera se consideraría aspirante a la candidatura.

No fue el único que criticó la reunión, también lo hizo la aspirante a la candidatura de Morena, Selena Vázquez Alatorre, quien acusó que repiten las prácticas del PRD, donde liderazgos femeninos difícilmente eran considerados. Destacó que a Morena la falta institucionalidad y la reunión del pasado domingo sin aval de la dirigencia, es facciosa, confusa y excluyente.

Así que dicha reunión podría ser una manifestación de respaldo público al ex líder magisterial o la primera negociación para que las nuevas “tribus” de Morena vayan fijando posiciones y deseos. A ella asistieron Sergio Pimentel, David Soto, Alfredo Ramírez, Carlos Torres, Víctor Báez, Hirepan Maya, Yolanda Guerrero, Julio Peguero, Artemio Ortiz y Manuel Mireles.

Está claro que es muy temprano para descartar suspirantes del partido de López Obrador al Solio de Ocampo, pero de momento, Cristóbal y Raúl lideran las encuestas, pese a que ninguno de los dos pertenece a dicho instituto político y son personajes que despiertan pasiones electorales.

Por lo pronto, Morena no niega la cruz de su parroquia y empieza a cometer los mismos errores del PRD, después de todo, una buena mayoría de quienes ahora militan o son simpatizantes, vienen del Sol Azteca, donde a través de sus tribus, lograron candidaturas y posiciones gubernamentales.

Veremos si son capaces de recomponer el camino o siguen con sus viejas prácticas, otorgándole mayores probabilidades para competir por la gubernatura de Michoacán, a los oponentes. Mal harían en pensar que ya se pueden repartir la vaca.

Con la esperanza de que haya una próxima vez… me despido, gracias.

[email protected]