Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Archivo

CNTE: Sofismas Contra la Evaluación/Erik Avilés

 
| 21 de abril de 2017 | 11:47
 A-
 A+

Horacio Erik Avilés Martínez

La evaluación del desempeño docente es un paso importante para lograr elevar la calidad de la educación nacional, ya estipulado en la normatividad vigente en materia educativa. Este proceso ha fluido en la gran mayoría de las entidades federativas mexicanas, sin complicación alguna.

En Michoacán, ha habido una serie de complicaciones para la implementación de la evaluación del desempeño de los maestros, relacionadas especialmente con la negativa recalcitrante de las cúpulas sindicales a que este proceso natural se dé en la entidad, porque desnudaría las redes de corrupción anidadas en nuestro sistema educativo, en donde durante años se ha traficado con las plazas docentes, siendo intercambiadas por dinero, incondicionalidad política, lealtades y favores inconfesables, por lo que un número aún indeterminado y no reconocido por la autoridad oficialmente de las mismas se encuentran en manos de personas sin vocación y que no se encuentran devengando su salario debidamente.

Por ello, las cúpulas cómplices se oponen de todas las formas posibles a que se les exhiba a sus incondicionales, tanto en su ignorancia, como en su falta de perfil y su consuetudinario incumplimiento de su responsabilidad de formar integralmente a los niños y jóvenes michoacanos, quienes, de acuerdo a los indicadores de logro educativo, se encuentran en una posición desventajosa respecto a sus pares de otras entidades federativas, siendo como consecuencia víctimas de la exclusión y marginación que ello conlleva en su búsqueda natural de alcanzar sus sueños y aspiraciones de vida.

En lo que respecta a los esfuerzos que ha realizado la autoridad establecida para aplicar la evaluación docente, tanto la Secretaría de Educación en el Estado, el Instituto Nacional para la evaluación de la Educación, así como la Delegación Federal de la SEP en Michoacán han realizado su labor, ya que han promovido la cultura de la evaluación y han puesto en marcha las acciones para lograr tales efectos.

Empero, sus buenos oficios han resultado hasta ahora insuficientes, por estar oponiéndose quienes se consideran dueños de la educación estatal y sus recursos. Ante ello, el gobierno requiere de nuestro apoyo ciudadano y no debemos escatimarlo.

A nivel nacional, los resultados que ha arrojado la evaluación docente son hasta ahora favorables. Han demostrado estadísticamente que la gran mayoría de los maestros evaluados están preparados para ejercer su profesión y que, con el adecuado reforzamiento, tutoría, capacitación y otorgamiento de las mejores condiciones para el cabal ejercicio de su profesión, los docentes mexicanos, en su enorme mayoría podrían perfectamente ser artífices de una gran transformación educativa en el país.

A pesar de ello, en el marco de la jornada de evaluación del desempeño docente en la entidad, en su tercera reprogramación, que se realiza los días 20, 21, 29 y 30 del presente mes, los enemigos de la evaluación se han volcado de lleno a bloquear el proceso, por todos los mecanismos a su alcance.

Específica y directamente, esto se refiere a las conductas indebidas realizadas y promovidas por los líderes visibles y las cúpulas profundas e invisibles de la Sección XVIII de la CNTE, quienes, alimentando sus intereses oscuros de poder y búsqueda de preservación del control de sus inaceptables privilegios acumulados durante décadas, emprenden abiertamente una campaña de denostación, desinformación, persecución y boicoteo de la evaluación al desempeño docente.

Para tales efectos se han valido de sus redes de comunicación interna, a través de las cuales difunden sus sofismas contra la evaluación e inyectan miedo a las bases magisteriales anunciando que la evaluación es punitiva e induce al despido de los docentes, lo cual es totalmente falso; a la par, proponen toda clase de mecanismos legaloides para eludir la evaluación mediante el impedimento de la notificación respectiva.

No siendo suficiente lo anterior, han anunciado una serie de mítines y movilizaciones de protesta en el marco de su jornada de lucha, que inicia cada año en mayo y como único objetivo plantea la firma de una minuta de acuerdos con la autoridad educativa estatal y/o las autoridades estatales en materia de gobernabilidad y de finanzas.

Ello, mínimamente, arrancará del calendario escolar de miles de niños michoacanos los días 2 y 3 de mayo, a reserva de la acción de la autoridad al respecto.

En esta clase de acuerdos buscarán conseguir que se violente la Ley General del Servicio Profesional Docente y se entreguen plazas automáticas a alrededor de tres mil egresados de las escuelas normales públicas que mantienen bajo su dominio, en los periodos 2015 a 2017, con los mayores privilegios posibles y sin que haya un examen de oposición abierto para el ingreso al servicio profesional docente de por medio.

Paralelamente, las cúpulas están ávidas de seguirse arrogando la representación de los docentes. Por ello, perviven al interior de la Sección XVIII de la CNTE y fuera de ella más de veinte grupos de auto asumidos defensores de los docentes, como parapeto para la persecución de sus verdaderos intereses, que constituyen sus proyectos políticos y actividades que les reportan beneficios económicos, muy alejados del interés superior de hacer valer el derecho a aprender de los niños y jóvenes michoacanos.

Si bien, para resolver de fondo esta situación, la  autoridad debe realizar un esfuerzo mucho más profundo en conformar esta red de gobernanza que permita que la relación bilateral entre la autoridad y la parte sindical se convierta en una mesa redonda en la que estén todos los actores involucrados en el desarrollo educativo estatal, por ahora, está realizando su labor, incluso ofreciendo apoyar con viáticos a los docentes que presentarán su evaluación, para que se trasladen a la Ciudad de México a realizarla; mientras que las redes de intereses que ven amenazados sus privilegios, pelearán con uñas y dientes, trampas, amenazas y mentiras contra la debida aplicación de la evaluación docente.

Es claro que la evaluación es natural, conveniente, legal y no punitiva para los maestros michoacano, estando al respecto muy claras las posturas de la autoridad y de la CNTE. Resta la participación de la sociedad michoacana.

Por ello, no nos quedemos callados ante la amenaza: arropemos a los maestros para que sepan que estamos con ellos, para que no sufran persecuciones ni vendettas de parte de quienes convenencieramente dicen representarlos pero que en lo fáctico son sus principales represores y persecutores. Reconozcamos su valor y ejemplaridad y a quienes aún tienen dudas al respecto, ayudemos a informarles y a hacerles sentir que el pueblo de Michoacán les respalda, a que demuestren en la evaluación su capacidad docente ya comprobada frente al aula durante muchos años. No los dejemos inermes y solos ante las redes de corrupción que medran con su labor.

Y a las cúpulas de la Sección XVIII de la CNTE es importante reiterarles una vez más: ¡ya basta de manipular, desinformar y perseguir a los profesores con el pretexto de la evaluación! ¡Dejen de lucrar con la educación estatal, de traficar y enriquecerse con los recursos destinados a la educación de nuestros hijos!

Por encima de sus argucias y sofismas, maestros, estudiantes y sociedad al unísono, digamos sí a la evaluación en Michoacán.

Sus comentarios son bienvenidos en [email protected] y en Twitter en @Erik_Aviles

Horacio Erik Avilés Martínez / Quadratín
Soy ciudadano moreliano de tiempo completo, hijo de maestros normalistas y de la escuela pública local, desde preescolar hasta doctorado. Creo en la transformación educativa construida desde la sociedad civil. Ajedrecista empedernido en la vida y aficionado en el tablero. Soy padre de familia, canófilo y servidor público vocacionado. He sido columnista, conductor y analista político en medios impresos y electrónicos. Opino sobre educación, deporte, política pública, desarrollo humano y C+T+I.
Horacio Erik Avilés Martínez / Quadratín

Comentarios

Notas relacionadas

Principales