Veracruz: Granero y Yunque en la década de los ochenta, onceavo lugar en aportación industrial del PIB 2017 ¿Qué nos pasó?

(1)

El diez de diciembre del 2018, es decir a una semana tres días de haber entrado en función el actual gobierno estatal veracruzano, el INEGI publicó su boletín de prensa 644/18.

Cuitláhuac García Jiménez, primer gobernador de izquierda en la entidad bajo la égida de MORENA y su líder máximo Andrés Manuel López Obrador, debió leer el documento, reunirse con su gabinete en pleno y de forma particular con los responsables del área económica.

Y es que el INEGI dio a conocer en el referido boletín, de manera muy resumida, simple y con palabras tan entendibles como una explicación de palitos y bolitas cómo se encontraba la economía nacional en ese momento.

Al mismo tiempo, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática detalló caso por caso el panorama de las 32 entidades federativas.

(2)

El Presidente AMLO ha visitado nueve veces Veracruz y en ocho de ellas acuerpó políticamente a Cuitláhuac García Jiménez.

Mientras aquí, en la aldea, columnistas, analistas, cafetólogos, políticos profesionales, líderes serios y en serio y líderes lleva y trae, coincidían en los errores del gabinete estatal que carga el gobernador en todas sus áreas pero principalmente en las de seguridad, económica y operación política de Estado hacia el interior y fuera de Veracruz, el presidente lo cuida.

¿No debe cuidarse Cuitláhuac García Jiménez de los errores y las puñaladas traperas de su gabinete? ¿En serio los ha revisado bien y no observa golpes bajos y falta de eficacia en más de un caso?

El diez de diciembre del 2018 el INEGI publicó un diagnóstico sobre la macroeconomía de Veracruz.

Aquello fue, al mismo tiempo, una advertencia, un aviso para todos los estados de la República y para el Presidente.

(3)

Cita textual del boletín del INEGI:

“El INEGI presenta los resultados del Producto Interno Bruto por Entidad Federativa, 2017, los cuales se derivan del Sistema de Cuentas Nacionales de México y se muestran con desagregaciones en valores corrientes, a precios constantes, índices de precios implícitos e índices de volumen físico. Esto permite observar la dinámica de las entidades federativas y su participación en el Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

En términos nominales, la Ciudad de México, el Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz de Ignacio de la Llave, Guanajuato, Coahuila de Zaragoza, Puebla, Sonora, Chihuahua y Baja California, aportaron de manera conjunta el 66.4% del PIB nacional a precios básicos en 2017.

Durante el año en cuestión, las entidades que más contribuyeron al PIB total de las actividades terciarias (comercio y servicios) fueron: la Ciudad de México, el Estado de México, Nuevo León, Jalisco, Veracruz de Ignacio de la Llave, Guanajuato, Puebla, Baja California, Michoacán de Ocampo, Chihuahua, Tamaulipas, Coahuila de Zaragoza, Sonora y Sinaloa, participando con el 76.6% del producto total de estas actividades.

En las actividades secundarias (sector industrial), las principales aportaciones fueron observadas en Nuevo León, el Estado de México, Jalisco, Coahuila de Zaragoza, Campeche, Guanajuato, la Ciudad de México, Sonora, Chihuahua, Baja California, Veracruz de Ignacio de la Llave, Tabasco y Puebla con 73.3 por ciento.

Por su parte, Jalisco, Michoacán de Ocampo, Veracruz de Ignacio de la Llave, Chihuahua, Sinaloa, Sonora, Guanajuato, Puebla, el Estado de México, Durango, Chiapas, Baja California, San Luis Potosí y Zacatecas, destacaron al agregar el 75.6% del PIB en las actividades primarias (agricultura, cría y explotación de animales, aprovechamiento forestal, pesca y caza).” *

Hasta aquí Veracruz aparece como unas de las principales cinco entidades que aportan riqueza al país en el año 2017, cuando era gobernado por Miguel Angel Yunes Linares (PAN).

Su principales aportaciones fueron en el ramo primario –el campo- y terciario –comercio y servicios, turismo entre ellos-.

También aportó en el sector secundario –industria- pero ya no está entre las primeras cinco economías estatales, sino entre las once más importantes, ocupando el último sitio.

Un dato sobre este rubro: en el 2016 estalló el Complejo Petroquímico Pajaritos y quedó fuera de servicio, en Coatzacoalcos.

Cangrejera y Morelos vieron bajar su capacidad productiva por la apertura –también en el 2016- del Complejo Petroquímico Braskem-Idesa hacia el cual se canalizó buena parte de la materia prima –gas natural- con que opera este sector.

Orizaba, décadas atrás sede de fábricas de telares y producción cervecera, se ha convertido en un municipio turístico ante los cierres y la empresa Kimberly Clark de su vecino, el municipio Ixtaczoquitlán, cada día opera con menos seres humanos y más robots.

¿Esto afecta la aportación veracruzana al PIB desde el secundario?

Desde luego que sí.

El empleo, una variable clave de cualquier análisis macroeconómico junto a otras no menos importantes como son familia, gobierno, empresa, consumo, ahorro, impuestos, ingresos disponibles, inversión, gasto público, etcétera, ha disminuido durante los últimos años en la Pluviosilla como en todo Veracruz.

En resumen, en concreto, estas referencias son a la riqueza que como entidad federativa aportamos al Estado mexicano, o a la República, al país, a los Estados Unidos Mexicanos…

Las preguntas son ¿qué recibimos a cambio? ¿Es justo lo que se nos da? ¿Qué se hace en el gobierno estatal con las participaciones federales?

Hubo una época en que estábamos entre los cuatro estados que más aportaban al PIB nacional en todos los sectores: el primario, es decir el campo, el secundario, o sea la industria y el terciario, que incluye al comercio, turismo y servicios diversos como asesorías, financieras, bancos, entre otros.

Granero y yunque de la nación lo llamó el gobernador Agustín Acosta Lagunes pero hoy Veracruz es granero y cementerio del país.

El yunque se nos fue al onceavo lugar; en el campo estamos en el quinto lugar con campesinos y ganaderos mayormente empobrecidos…

En comercio, turismo y servicios ocupamos el tercer sitio pero hay que revisar cómo nos ha ido al respecto del 2017 a la fecha ante el incremento de la inseguridad.

(4)

Después de todo lo anterior, es decir de las aportaciones de nuestro amado Veracruz al PIB nacional, con una disminución histórica en el ramo industrial; el INEGI ofrece el panorama al interior de las entidades.

Dicho de otro modo: cómo se encuentra el Producto Interno Bruto, o la generación de riqueza vista al interior de cada estado y a partir de allí el Producto Per Cápita: cuánta riqueza le toca, en términos estadísticos, a cada ciudadano promedio.

(5)

“En el año de referencia, los estados que reportaron el mayor crecimiento anual en su PIB en términos reales fueron Baja California Sur con una tasa de 11.4%, Puebla con 6.2%, Morelos y Coahuila de Zaragoza con 5%, cada uno, Guanajuato 4.9%, Estado de México 4.6%, Colima 4.5%, Quintana Roo y San Luis Potosí 4.4%, individualmente, todas las tasas con relación al 2016.”

Veracruz no aparece entre las ocho entidades que vieron crecer su PIB con relación al año 2016.

Aportamos, como siempre… Pero al interior no crecimos…

Un aspecto fundamental para explicar este rubro es que el crecimiento interno depende de la generación de empleos, de la inversión de empresas privadas porque en el país opera el modelo Neoliberal.

Lo que hemos aportado es materia prima, neta, cuya riqueza se extrae en el sector industrial donde hemos disminuido notablemente en ciertas áreas y nunca fuimos competentes en otras.

Un ejemplo –volvamos al caso del sector petroquímico- es el arribo del gas natural a la zona sur; lo convertimos en polietileno y así lo entregamos.

En otras entidades están las fábricas de plástico y sus miles de aplicaciones.

Allá, al gas natural le sacan mucho dinero de ganancia y nosotros nos quedamos con centavos…

También es el caso del maíz, la piña, la sandía, el pescado y tantos productos que nos da nuestro campo.

Lo cultivamos, lo cosechamos y no lo industrializamos.

De este modo perdemos la ganancia más alta: se nos van los pesos y nos quedamos con los centavos.

¿Turismo?

En las condiciones desastrosas de nuestra infraestructura e inseguridad que vivimos ¿quién se anima a invertir y quién a visitarnos y pagar tarifas altas como en los destinos de la Riviera Maya o el Pacífico?

(5)

En el 2016 Veracruz tuvo un PIB de 4.7 %.**

En el 2015 Veracruz tuvo un PIB de 4.9 %.***

Hubo una tendencia a la baja en el PIB estatal en esos dos años y el boletín del INEGI el diez de diciembre del 2018 -cuando finaliza el gobierno de Miguel Angel Yunes Linares e inicio el de Cuitláhuac García Jiménez- nos deja fuera de las ocho entidades cuyo PIB muestra crecimiento.

Sigue la pregunta en el aire ¿Qué hemos hecho con nuestra riqueza desde la década de los 80s cuando Acosta Lagunes visualizó un Granero y Yunque que hoy es el retrato de un gran fracaso estructural?