MORELIA, Mich., 14 de diciembre de 2016.- Espacios para la captación de materiales de desecho, como muebles y electrodomésticos, buscará implementar el municipio en los cuatro sectores de la ciudad, a fin de evitar que estos elementos terminen en los cauces de agua o en las vías públicas, donde pueden constituir riesgo de inundaciones, desbordes y taponamientos, aseveró Jesús Ávalos Plata, secretario del Ayuntamiento.

Tras la celebración de la segunda sesión ordinaria del Consejo de Protección Civil, Ávalos Plata destacó que las brigadas que realizaron captación de residuos sólidos encontraron, entre maleza, material orgánico y residuos urbanos, muebles como refrigeradores, estufas y salas descompuestos, de los que sus propietarios se deshacen depositándoles en sitios no especificados para este fin.

Ante ello, detalló que se buscará implementar espacios propiedad del ayuntamiento donde la población pueda llevar estos elementos para ser trasladados a los sitios de disposición final de basura.

Si bien no especificó la fecha en la que la autoridad local podría contar con estos espacios de recolección, Jesús Ávalos mencionó que el municipio cuenta con lugares diversos que podrían desempeñar esta función.

Materiales como muebles y electrodomésticos descompuestos son depositados por la población en las vialidades, cunetas y cursos de agua, ante la negativa de las empresas recolectoras de basura a retirarles de los hogares o por el costo elevado que esta acción le representa a los usuarios.

Preocupante, cantidad de basura en vialidades y cursos de agua

El secretario del Ayuntamiento agregó que resulta preocupante la cantidad de materiales de desecho que los trabajadores de la administración local han debido extraer de las vías públicas y cauces de agua, como drenes y ríos.

Para reducir los riesgos que esta existencia de residuos implica para la ciudad, debido a la creación de tapones que comprometen el flujo de agua y escurrimientos pluviales, además de que contribuyen a obstruir alcantarillas y drenajes, se espera instrumentar campañas de concientización para que los residentes de la capital del estado opten por depositar su basura en los espacios designados para ello.

Un total de mil 650 toneladas de basura y mil 300 metros cúbicos de maleza fueron retirados durante 2016 de vialidades y vías de comunicación, en tanto que 52 mil toneladas de residuos, de las cuales el 50 por ciento constituye basura y el resto, maleza, fueron extraídos de cauces de agua, dieron a conocer José Luis Gil Vázquez, secretario de Servicios Públicos, y Roberto Valenzuela Cepeda, director del organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y saneamiento (OOAPAS) de Morelia.

Este universo es susceptible de generar afectaciones serias para la integridad física y patrimonial de la población, reiteró Ávalos Plata.

Saldo blanco en temporada de lluvias

Sin embargo, la capital del estado culminó la temporada de lluvias correspondiente a 2016 con un saldo blanco, no debido a la casualidad o a que lloviera menos que otros años, sino al trabajo coordinado entre las dependencias garantes de la seguridad de los residentes, aseveró José Luis Gil.

Destacó que la Secretaría de Servicios Públicos visitó las zonas bajas, proclives a inundaciones y desbordamientos, desde la colonia Primo Tapia hasta Granjas del maestro, además de atender zonas como Mariel y Presa de los reyes, que no habían contado antes con el cuidado de la autoridad.

Por su parte, Roberto Valenzuela expuso que se tuvo un año seco para Morelia, con lluvias acumuladas por 450 milímetros, frente a la media, de 700 milímetros, aunque fue suficiente la precipitación pluvial para abastecer la presa de Cointzio y garantizar el abasto de agua para la región.

Recordó que este año se destinaron 13.2 millones de pesos en la limpieza de 23 kilómetros de cursos de agua, de los cuales 18 kilómetros corresponden al río Grande.