MORELIA, Mich., 13 de noviembre de 2019.- Establecimientos oferentes de alimentos preparados y bebidas podrán brindar servicio en espacios públicos, incluso sin disponer de permiso vigente para ello, en tanto se lleva a cabo la regularización del sector, aseveró Alejandro Hernández Torres, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Michoacán.

Detalló que esta tolerancia, que perdurará hasta el mes de enero de 2020, deriva del acuerdo a que arribaran la Canirac Michoacán y el ayuntamiento de Morelia, tras el retiro de estructuras fijas y anclajes en el andador Acueducto.

La no exigencia de autorización para brindar servicio a comensales en exteriores, aseguró, tendrá por objetivo permitir que los negocios que deseen contar con esta modalidad de atención a clientes acudan ante el municipio para solicitar o revalidar sus licencias, así como efectuar los pagos respectivos.

Hernández Torres precisó que esta medida no implica la suspensión de los operativos para el retiro de estructuras fijas y anclajes, por lo que en los siguientes días se espera la intervención de negocios que poseen plataformas e implementos no removibles en espacios públicos de las avenidas Lázaro Cárdenas y Ventura Puente.

Asimismo, el acuerdo comprende la revisión de las zonas destinadas al tránsito peatonal ocupadas irregularmente por el comercio informal, como es el caso de la avenida Lázaro Cárdenas, en las inmediaciones del mercado Independencia y el tianguis dominical del Auditorio Municipal.

El presidente de la Canirac en la entidad recordó que, si bien la problemática por el retiro de anclajes y estructuras fijas detonó la inconformidad del gremio, se han identificado diferentes problemáticas que se espera abordar con el ayuntamiento de Morelia, como la definición de tarifas comerciales para el servicio de agua potable, y no industriales, como al momento se encuentran; la emisión de licencias de funcionamiento; la clausura de anuncios publicitarios, entre otros.

En cuanto a la situación imperante en el andador Acueducto, Alejandro Hernández reconoció que “ya pasó, ya se retiraron los anclajes”, por lo que en lo subsecuente se prevé que el municipio y los empresarios afectados buscarán la creación de un proyecto arquitectónico para recuperar el espacio público e incentivar la actividad comercial.

En este procedimiento, del que declinó especificar detalles, la Canirac Michoacán participaría como visor, con los empresarios y el ayuntamiento capitalino a cargo de las negociaciones, que serán retomadas a partir del miércoles 13 de noviembre, sin una fecha estimada para arribar a una conclusión.