CIUDAD DE MÉXICO, 15 de abril de 2019.- Este 15 de abril, Día Mundial del Arte, esa manifestación humana llora uno de sus peores episodios en la historia francesa y de toda Europa, cuando las paredes de la Catedral de Notre Dame cedieron envueltas en llamas.

Ante los ojos de miles de personas, unas a corta distancia de la emblemática joya y unas tantas a kilómetros de ahí, a través de las imágenes, veían como el recinto gótico se desmoronaba.

Ahí, delante, las aguas del río Sena no pudieron hacer nada contra el fuego que invadió precipitosamente el refugio de Cuasimodo.

La tragedia sobrevino justo cuando la Catedral de Notre Dame estaba bajo un proceso de restauración; el incendio obligó a desplegar cuerpos de bomberos para tratar de controlar las llamas, que entre la oscuridad del cielo transformaron el inmueble en una antorcha.

Más información en Quadratín México