MORELIA, Mich., 12 de junio de 2021.- Roberto Salguero es un joven moreliano que viajó a Ciudad de México para buscar realizar un sueño; dedicarse al doblaje, una actividad de la que se mantiene actualmente. Este 12 de junio es el Día Internacional del Doblaje, le pedimos que compartiera su experiencia.


Desde pequeño ha sido muy tímido, confiesa, en la escuela, los maestros le decían a su mamá que no hablaba, “en la escuela yo era muy tímido, no hablaba. Mi mamá como que dijo: ‘a ver, algo está pasando’, y ella es educadora, ella es mucho de hacer actividades en la familia para que sea un día diferente”, cuenta el actor de doblaje.


Así que un día, a su mamá se le ocurrió grabar a todos los primos; les pidió que leyeran un texto frente a una grabadora; “cuéntenme esta historia con su voz, es una historia de unos niños, no se preocupen’, y todos felices de andar jugando con los primos, nos grabamos”, dijo, y días después las llevó unos títeres y les pidió que con lo que agrabaron, los movieran. La experiencia le encantó y lo marcó; “desde ahí lo empecé a disfrutar”, expone.


Recuerda que le gustaba mucho ver caricaturas y series, y grababa algunos episodios, y fingía las voces e interactuaba en las caricaturas. Con el tiempo llegó YouTube, donde había entrevistas con actores de doblaje, y ahí se dio cuenta que eran diferentes actores los que hacían, no solo una voz, sino varias, algunas que él había escuchado cuando era niño.


Más tarde, ya más grande, se dio cuenta que su sueño era hacer doblaje, cuenta Roberto, además de teatro musical, que es otra cosa que disfruta. Estudiando Ciencias de la Comunicación, un día le tocó ir a entrevistar a un actor de doblaje en un evento de cómics, Alfonso Obregón, quien ha hecho a Shrek, Bugs Bunny, Los pitufos, y Marty, la cebra de Madagascar, entre otros.

Esto le abrio un horizonte, y terminó yéndose a tomar un café con el actor, que lo vio muy emocionado y después hicieron amigos. Obregón le dijo que la única manera de resolverlo era viajando a la CDMX, algo que hizo meses después, bajo el apoyo de Alfonso Obregón. Ahí, la idea de dedicarse a hacer doblaje se reforzó, y se dio cuenta que de eso quería vivir toda su vida.


Ahí fue que estudiando, tomando cursos, yendo a las empresas, y presentandose con los directores, empezó a hacer personajes, a participar en proyectos, y ahora ya vive de eso, “ya no me vería haciendo otra cosa”, señala.


Dejando a un lado el talento y la preparación, que es muy importante, para hacer doblaje de manera profesional, hay que tener paciencia, actitud y disciplina, las tres son muy importantes, asegura el entrevistado.


El doblaje, como todo lo artístico, es de mucha paciencia, es estar picando piedra, es estar buscando oportunidades, pero la actitud es muchísimo; “cuando llegas con una actitud de amabilidad, de saludar cuando eres puntual, cuanto te dan una indicación y la acatas, o si en algo no estás de acuerdo y lo externas con respeto, eso es abismal”, externa.

En la serie de Batwoman tiene un personaje que se llama Luke Fox, quien es el que le da las armas a la heroína. Ha sido un reto, cuenta, porque fue un personaje que todo el tiempo estuvo hablando, que es muy inteligente, que expresa términos muy difíciles, entonces al momento de estar doblando, hay que estar muy al pendiente del trabajo, porque en esos retos hay que estar muy pilas.


Asevera que hay que meterse en el personaje, “tenemos que respetar el trabajo de los originales, porque ellos hicieron casting, ellos llevaron mucho tiempo creando estos personajes, entonces hay que hacerlo lo mejor posible”, expresa.

A pesar de que ya tiene experiencia haciendo algunos personajes, a él le hubiera gustado realizar el doblaje de alguno de la película El rey León, y le queda la ‘espinita’ de que en algún momento pueda hacer algo de Hércules o del Jorobado de Notre Dame, si se vuelve a hacer un remake o un live action.