MORELIA, Mich., 5 de mayo de 2019.- Los asuntos no favorables de la pasada administración nicolaita a cargo de Medardo Serna, siguen saliendo a la luz a unos meses de la renovación.

Julio Vargas, director de Planeación de la institución universitaria, afirmó que a unos meses de su llegada se encontraron fallas en la comunicación interna y el proceder ante anomalías.

“Encontramos una comunidad fragmentada, por ejemplo, un enfrentamiento de la administración anterior con sindicatos y también iniciativas universitarias en sentidos contrarios”.

También recriminó que la pasada Rectoría dejó perder un monto de 10 millones de pesos dentro del esquema enfocado a desarrollo de infraestructura, que ahora se pretende recuperar.

“En mi área se perdieron 10 millones de pesos del Programa de Fortalecimiento Educativa porque no se pudieron poner de acuerdo entre adquisiciones para gastar el recurso de manera adecuada”.
Asimismo, una falta de comunicación en la administración anterior entre los mismos funcionarios que no abonaba a la viabilidad de la institución.

El funcionario mencionó que la Universidad tiene muchas cosas favorables pero también presenta retos importantes, principalmente económicos para cerrar favorablemente este 2019.

Reconoció que la labor de la Casa de Hidalgo no se ha visto afectada por estas anomalías y eso se debe a la organización de la comunidad tanto estudiantil como docente y empleados.

“Tenemos una universidad que está marchando gracias al trabajo cotidiano de los universitarios y una planta docente habilitada”, expresó.