MORELIA, Mich., 4 de agosto de 2020.- La Sección XVIII de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) emitió un documento en el que pretende aclarar que no tuvo injerencia en la serie de anomalías que se destaparon en la aplicación del examen de nuevo ingreso a los planteles normalistas.

Ello, luego de que este fin de semana se dieran a conocer presuntas anomalías en este examen, en el que hubo calificaciones perfectas de varios jóvenes, duplicidad de número de fichas, apellidos similares entre aspirantes y denuncia de venta de fichas y espacios.

En dicho documento se establece que el magisterio, en conjunto con la Organización de Normales Oficiales del Estado de Michoacán (ONOEM), solo acudieron en calidad de observadores al proceso, pero refieren que no participaron en la preparación.

Recuerdan que en sus pasadas asistencias a la Ciudad de México se dieron las exigencias de que se cumpliera el acuerdo de asignar las claves a los normalistas, principalmente a los egresados de la generación 2019, así como a los eventuales.

“De ahí la necesidad de impulsar la asistencia de nuevo a la Ciudad de México hasta obtener resultados favorables para nuestros compañeros”, establece el posicionamiento.

Afirman que habrá un desplegado mayor para aclarar y descartar su participación en esta organización del examen de ingreso, aunque destacan que pugnarán para que si se confirman las irregularidades, deberán fincar responsabilidades a los hechores.