MORELIA, Mich., 13 de enero de 2019.- Los docentes estatales que participen del paro indefinido de labores a que ha convocado la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Michoacán a partir del pasado viernes 11 de enero podrían experimentar sanciones económicas por inasistencia injustificada, señaló el gobernador Silvano Aureoles.

“Si dejan de trabajar, en cualquier lugar, simplemente no se les paga; si alguien deja de acudir a su centro laboral sin tener una causa justificada para ello, hay que tener cuidado, porque puede llevar a que se le apliquen descuentos en su nómina”, expuso Silvano Aureoles.

Detalló que la administración de la entidad se ha enfocado en garantizar el pago de los salarios y prestaciones de los profesores, que vencerá el próximo 15 de enero, con lo que no existen elementos que respalden una movilización del gremio.

Rechazó que el estado adeude al magisterio los siete mil millones de pesos que la CNTE reclamara, ya que ha solventado los salarios y aguinaldos, por lo que sólo restan parte de los “cientos” de bonos que reciben los profesores, por un monto estimado de 600 millones de pesos.

Silvano Aureoles agregó que se han reportado avances en la mesa de diálogo que se estableció entre la Federación y el estado para atender la entrega de los servicios educativos de los niveles básico y normal.

Especificó que el gobierno local ha efectuado los procesos que solicitó la Federación para dar seguimiento a la resolución del problema de la nómina magisterial, por lo que se espera que en breve se podrá tener una resolución.En tanto que el procedimiento continúa “para acabar con esta dinámica”, reiteró, se han adoptado medidas para pagar la siguiente quincena a los profesores estatales.