MORELIA, Mich., 1 de julio de 2020.- Pérdidas por alrededor de cuatro mil 200 millones de pesos experimentó el sector restaurantero en Morelia, por el cierre de establecimientos implementados para buscar contener la pandemia de coronavirus (Covid 19), refirió Alejandro Hernández Torres, presidente de la Cámara Nacional de la Industria Restaurantera y de Alimentos Condimentados (Canirac) en Michoacán.

Asimismo, reiteró que se registró la desaparición de cerca de 200 empresas del sector y la pérdida de mil 200 empleos.

Aunque actualmente los establecimientos del rubro, con la excepción de los centros de venta y consumo de alcohol, reanudaron sus operaciones, deben laborar a entre un 25 y 50 por ciento de sus capacidad, por lo que las ventas se mantienen en un rango del 25 al 30 por ciento del ingreso histórico.

En estas condiciones, aún existe el riesgo de cierre permanente de más negocios del rubro restaurantero, ya que “es muy complejo subsistir así, con gastos de operación a un 100 por ciento y ventas que apenas se acercan al 30 por ciento de lo acostumbrado”.

Pese a que el sector ha tenido subsidios en el pago de impuestos o derechos, acceso a crédito y apalancamiento en las instancias gubernamentales, “no hemos encontrado apoyos, y los subsidios, si bien positivos, son insuficientes en relación con los gastos que tienen los restaurantes”.

Así, la mayor parte de los negocios que cerraron de manera permanente no lograron acuerdos para el pago de la renta de sus locales.

A los costes acumulados durante las semanas de suspensión de actividades, se suman los gastos para reabrir los establecimientos, consistentes en la sanitización de mobiliario, equipo y espacios, así como la adquisición de insumos como cubrebocas y caretas, que ascienden a una media de ocho mil 500 pesos, solventados en su totalidad por los empresarios.

***Esta semana, protocolos de prevención en bares y antros***

Hernández Torres detalló que se espera que en el curso del miércoles 1 de julio se reunirá con autoridades municipales para solicitar los protocolos de reapertura de bares y antros, con la expectativa de obtener estos previo a la conclusión de esta semana.

Aunque el gobierno del estado señaló que desde el 1 de julio establecimientos para la venta y consumo de alcohol podrán abrir sus puertas al público, hasta ahora no se tiene conocimiento de algún municipio michoacano donde se haya permitido la reanudación de actividades del sector.

Se prevé que una vez que se tenga la posibilidad de retomar actividades, los establecimientos laborarán a un 25 a 50 por ciento, en función del comportamiento de la pandemia y los espacios de las empresas del rubro.

***Mesa Segura, para fomentar ventas en restaurantes***

Alejandro Hernández refirió que restaurantes y similares en la entidad adoptaron el protocolo Mesa Segura para la reanudación de sus actividades, que implica, además de un aforo reducido, la sanitización de espacios y la desinfección de equipos e insumos.

Expuso que las medidas, aprobadas por autoridades de salud federales y estatales, han sido asumidas como anterioridad por las empresas del sector, “pero ahora las tendremos que documentar e intensificar”.

Entre las medidas de Mesa Segura, mencionó la preferencia por los espacios con ventilación natural, como las terrazas, para operar; la sanitización del local antes de reabrir; desinfección de elementos de contacto diario;  capacitación al personal; uso de cubrebocas, careta y gel antibacterial; distanciamiento físico; uso de códigos QR para los menús; uso preferente de terminales punto de venta; cierre de áreas infantiles y salones de eventos, entre otros.