CIUDAD DE MÉXICO, 27 de octubre de 2020. — A pesar de las recomendaciones de un despacho externo y de observaciones sobre irregularidades detectadas por el Órgano Interno de Control, el Banco del Bienestar renovó en 2019 contratos sujetos a cuestionamientos, y realizó pagos por servicios que no le fueron entregados en su totalidad, según reporta la organización Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad (MCCI).

Desde 2013 Bansefi, actualmente Banco del Bienestar, tuvo la meta de modernizar su servicio, digitalizarse y tener mayor control en su operación. Para ello contrató a varias compañías de tecnología y a la Universidad Autónoma de Nuevo León por al menos 893 millones 272 mil pesos para desarrollar software, adquirir equipo y servicios de mantenimiento.

Seguir leyendo en Quadratín México