Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Luis Felipe Reynoso/Quadratín

Piden continuidad de proyecto de artes gráficas para zonas marginadas

Luis Felipe Reynoso/Quadratín
 
| 13 de enero de 2018 | 21:13
 A-
 A+

 

MORELIA, Mich., 13 de enero de 2018.-Zaizhi Monfón, artista visual del colectivo Nurite Gráfico, es parte de los talleristas que integran el proyecto de Artes Gráficas Alfredo Zalce para Zonas Marginadas, el cual tiene una parte itinerante y viaja a las tenencias y comunidades marginadas de Morelia; y una segunda etapa que está por iniciar, donde los niños de estos lugares acudirán a la Casa Zalce para experimentar la gráfica.

Al respecto, el artista señala que una cosa es la idea y muy diferente es la realidad, ya que en el caso de los 16 jóvenes con los que él ha estado trabajando en la tenencia de Capula, sólo tres de ellos quisieron continuar la segunda etapa, pero sus padres no lo permitieron.

Otro caso que él conoce de cerca es el de la colonia Lucio Cabañas. Dice que ahí sí regresaron todos los jóvenes involucrados en los talleres.

Zaizhi Monfón pide continuidad, que este proyecto no se le olvide a las siguientes administraciones, y se siga trabajando, “que no sea nada más como esto, hay que darle continuidad a los proyectos porque si no se mueren; nosotros iniciamos igual con nuestro taller, con un tórculo, las tintas básicas y ya llevamos un año trabajando nuestro taller” indica en referencia a Nurite gráfico.

El artista explica que el proyecto es federal, parte del programa México, Cultura para la Armonía, del 2014, por lo que el equipo que se encuentra la Casa Zalce pertenece la Secretaría de Cultura de Michoacán (Secum) y se va a quedar ahí. El equipo está conformado por dos racks, un tórculo mayor y dos pequeños, rodillos para impresión, tintas solventes en distintos tamaños, “un equipo básico” indica.

Monzón asegura que en algunas colonias como la Lucio Cabañas, donde él ha platicado con alguno de los alumnos de los talleres, sí se vive una violencia constante, donde le expresan no poder salir a jugar “porque a las 6 o 7 de la noche ya hay mucha violencia”, y no les gustaría pertenecer a los grupos que se hacen ahí, por eso a veces los padres los apoyan, para que los jóvenes se integren los talleres los cuales son gratuitos, son oportunidades de estar en algo diferente.

Finalmente, el artista expone que el proyecto en todas las tenencias se termina aproximadamente en el mes de marzo, “se acaba el proyecto y no sé quién siga; ese es el problema, seguir y dar continuidad a este trabajo, seguir trabajando con los chicos”.