MORELIA Mich., 2 de junio de 2020.- Lo que era un secreto a voces, lo que trató de impedir el aficionado rojiamarillo con diversas manifestaciones en las calles de Morelia, lo que no creían, se volvió realidad: Monarcas hace oficial su mudanza a Mazatlán, Sinaloa, para jugar allá a partir del Apertura 2020.

Morelia ascendió en 1981, tras vencer al Tapatío 1-0 con solitaria anotación de Horacio Rocha, vía penal y desde entonces se convirtió en una plaza sólida, jamás descendió, se mudó del Venustiano Carranza, al Morelos, donde en el 2000 se proclamó campeón, por primera y única ocasión en su historia.

“Por primera vez en la historia, el fútbol de la máxima categoría de nuestro país arribará a Mazatlán, uno de los puertos importantes en Latinoamérica, con un proyecto innovador que buscará impulsar el espíritu inalcanzable de los sinaloenses”.

“Mazatlán, conocida como la Perla del Pacífico, lo tiene todo para hacer crecer el fútbol: gente de primera, afición apasionada, empresarios comprometidos, medios de comunicación y autoridades responsables. Juntos, harán de este proyecto un éxito para todos, empezando por el fútbol”, informó la Monarquía a través de un boletín de prensa.

La mudanza se confirmó el pasado sábado por la mañana, cuando amanecieron estacionados 10 camiones de la paquetería Castores, los cuales envolvieron desde aparatos del gimnasio como la utilería del equipo rojiamarillo. Acción, que provocó la reacción de la afición con los bloqueos de los accesos al Morelos.

A escasos dos días de que el club cumpliera 70 años (4 de junio), la directiva de la televisora del Ajusco, acabó con la historia de un equipo que en algún momento se identificó con su gente, con su ciudad, hasta antes de que se hicieran cargo de su administración en 1996.

“Oro, tú me has cambiado por oro, te has olvidado de lo sentimental, por un puño de metal, el amarillo del oro, te gustó más de lo que yo te ofrecí, y ahora tú te vas de mí”, tal y como dice la canción de la agrupación mexicana, Bronco; fue como le pagó el equipo de sus amores a su desconsolada afición.