MORELIA, Mich., 24 de septiembre de 2018.- El número de víctimas letales por el desbordamiento del río Cutio llegó a siete, luego de que durante la tarde de este lunes se ubicara otro cadáver en aquel municipio, de acuerdo a la última declaración del coordinador de Protección Estatal, Pedro Carlos Mandujano Vázquez.

Sin embargo, los hasta ahora reconocidos por la Procuraduría General de Justicia de Michoacán (PGJE), continúan siendo únicamente seis, cinco varones de 73, 25, 22, 10 y tres años, así como una adolescente de 13 años.

Las autoridades locales, estatales y federales trabajan de manera conjunta desde la tarde del domingo para dar con el paradero de todos los reportados como desaparecidos, y para ello han desplegado brigadas con personal de rescate en las zonas rurales y suburbanas del municipio por donde pasa el cauce de este río.

Las probabilidades de encontrar a todos los que faltan con vida no han sido reveladas por las autoridades, sin embargo, Mandujano Vázquez también sostuvo que hay una búsqueda de los desaparecidos en los hogares de los propios familiares, ya que se espera que se hayan refugiado con otras personas durante la contingencia, pero que debido a la situación imperante no hayan logrado comunicarse.

Y mientras la búsqueda continúa, las autoridades han ido dando pasos importantes para ir atendiendo las quejas de los damnificados. El Comité Estatal de Emergencias reunió suficiente información para lograr que la Coordinación Nacional de Protección Civil, de la Secretaría de Gobernación, emitiera la Declaratoria de Emergencia para el municipio.

Con esta declaratoria se activaron los recursos del Fondo para la Atención de Emergencias (Fonden), y que podrían comenzar a llegar a partir de este lunes, revelaron mandos operativos de Protección Civil estatal.

Asimismo, en el inicio de la evaluación de los daños, las autoridades locales reconocieron que los damnificados, las víctimas letales y los desaparecidos viven, o vivían, en una zona de riesgo, por lo que también ahora se ha proyectado la reubicación de las familias.

Se han contabilizado 20 casas con pérdida total, hay otro grupo importante de hogares que sufrieron daños estructurales y otros más con daños menores, pero con pérdidas de sus enseres domésticos que hoy les impiden volver. En total son 70 casas las afectadas, según declaraciones del secretario de Gobierno, Pascual Sigala Páez, durante entrevista para un medio nacional.

El recuento de los daños no ha concluido, hay afectaciones también a la infraestructura carretera y se precisa conocer otros detalles, como la influencia del desborde de una represa, lo mismo que unas ollas agrícolas, y el daño al medioambiente de las cientos de huertas de aguacate.

Aunado a los trabajos de Gobierno del estado, la Secretaría de la Defensa Nacional activó el denominado Plan DNIII y el ayuntamiento de Peribán instaló tres albergues temporales para asistir a los damnificados, sin embargo, la respuesta se ha quedado corta. Solo alrededor de 25 personas se han instalado en los albergues, ya que de manera constante se están moviendo de lugar en búsqueda de sus familiares.

En tanto, los ayuntamientos vecinos, la sociedad civil organizada y la ciudadanía se ha desbordado en muestras de apoyo: en unas horas han logrado reunir ropa, agua embotellada, comida enlatada y alimentos preparados, los que comenzaron a llegar desde antes de las 12 horas.