CIUDAD DE MÉXICO, 18 de agosto de 2019.- Una vez más el Papa Francisco recordó que es una incoherencia llamarse cristiano y acudir a un adivino o adivina a que lea la mano: “Eso es superstición, no es de Dios”, aseguró.

“Cuántos que se dicen cristianos acuden a un adivino o adivina a que le lean la mano”, lamentó en su reflexión previa al rezo del Ángelus este domingo en la plaza de San Pedro del Vaticano.

De acuerdo a la Agencia Católica de Informaciones, en su enseñanza, el Santo Padre hizo un llamado a la coherencia de los cristianos con el Evangelio.

“Se trata”, afirmó el Pontífice, “de no vivir de manera hipócrita, sino de estar dispuestos a pagar el precio de la elección coherente con el Evangelio. Esa es la actitud que cada uno de nosotros debería buscar en la vida: coherencia, y pagar el precio de ser coherente con el Evangelio”.

Francisco insistió: “Es bueno llamarse cristianos, pero, sobre todo, es necesario ser cristianos en las situaciones concretas, testimoniando el Evangelio que es esencialmente amor por Dios y por los hermanos”.

En ese sentido, recordó las palabras de Jesús que se pueden leer en el Evangelio de este domingo, palabras “que pueden resultar desconcertantes a primera vista”: “¿Creéis que estoy aquí para dar paz a la tierra? No, os lo aseguro, sino división”.

Más información en Quadratín México