GUADALAJARA, Jal., 24 de noviembre de 2016.- Este jueves se cumplen cinco años desde que la mañana del 24 de noviembre de 2011 fueron abandonados en poco más de 30 segundos, tres vehículos con cadáveres en su interior en la glorieta de los Arcos del Milenio de Lázaro Cárdenas y Mariano Otero. En total fueron 26 los cuerpos del sexo masculino contabilizados, mismos que presentaban huellas de haber sido torturados. Ello como parte de una venganza realizada por los carteles Milenio-Zeta que se habían aliado para hacer frente a la dupla delictiva conformada por los carteles Jalisco Nueva Generación y Sinaloa, este último liderado por Joaquín El Chapo Guzmán Loera. Apesar del tiempo que ha pasado, dos de estos cuerpos continúan en espera de ser reclamados.

Era las 06:30 horas cuando se reportó la presencia de los tres automotores, en los cuales se podía apreciar que había cuerpos en su interior. Se trataba de  una camioneta Chrysler Plymouth, color azul, modelo 1991, con placas JJC4427 del estado de Jalisco, que fue estacionada justo en medio de la glorieta, sobre la avenida Mariano Otero en sentido de norte a sur, en cuyo interior había 10 cadáveres del sexo masculino, semidesnudos (portando sólo ropa interior), a ellos los ataron con cinchos en las manos y estaban amordazados con cinta gris, a todos les fueron escritas las palabras Milenio-Zeta en el tórax.

El segundo automotor era una Nissan de caja seca, color blanco con placas KX97677 del Estado de México, asegurada en el sentido de oriente a poniente sobre Lázaro Cárdenas, dentro estaban nueve cadáveres también del sexo masculino, todos con bolsas negras en la cabeza, atados de pies y manos, con un lazo de plástico. Muy cerca de este vehículo fue hallada una lona con un mensaje intimidante, el cual fue retirado a la brevedad, por las autoridades presentes en el lugar.

 

Continuar leyendo: Quadratín Jalisco