MORELIA, Mich., 31 de marzo de 2020.- Las iniciativas ciudadanas siguen surgiendo para aliviar las consecuencias de la crisis sanitaria que vive nuestro país por la pandemia del coronavirus; ahora restaurante Mi Lola está regalando alimentos a quien lo necesite, sin restricciones y sin reservas, es solo buena voluntad.

A través de una entrevista para Quadratín, Salvador Bustos, responsable de este lugar, explicó que han estado trabajando en estos días de crisis a través de una asociación llamada Tu sonrisa lo vale todo, que dirige el activista Juan Carlos Aguilera. Colaboran con esta asociación, la cual lleva los miércoles del año unas meriendas para el hospital infantil.

Salvador explicó que ahora están mandando comida a gente que está ayudando para hacer mascarillas para la gente del sector Salud; están haciendo más que cubrebocas, unos cubrecaras con plástico. Lo hacen para los hospitales y los apoyan llevándoles comida a los voluntarios. Ese es el apoyo, con lo que pueden poner su granito de arena.

El restaurantero manifestó que este tema ha afectado mucho al sector, pero tienen tiempo, insumos y gente que de buena gana les ayuda, tienen a sus colaboradores. Hacen pastas, arroz, sopas, y lo que puedan en cantidades grandes, con fin de ayudarles a los voluntarios, pero ahora también quisieron hacerlo para toda la gente que tiene necesidad.

En este sentido, Salvador Bustos invitó a quienes verdaderamente lo necesiten, vayan a ese lugar y que recojan litros de pasta, de sopa, de arroz, de frijoles o lo que se pueda cocinar en el día con los insumos que tienen, los cuales, reconoció, últimamente son escasos porque los proveedores ya no surten de la misma manera y eso genera una escasez, incluso en los supermercados, pero con lo que hay se trata de hacer lo más posible, explicó.

Salvador dijo que desafortunadamente la ocasión lo amerita, pero sí ha habido una buena respuesta por parte de la gente que tiene necesidad, tanto de ellos como de personas que ven la necesidad de los de al lado, y se han acercado a Mi Lola para decirles que quieren ayudar a llevar alimentos, y van por comida para llevarla a gente que la necesita más, porque han tocado casos en lo que hay personas que no pueden salir y han tenido que llevar la comida a la casa de estas personas necesitadas, externó.

“La verdad qué bueno que podamos y ahora lo pusimos en nuestras redes, mientras podamos, mientras sigamos abiertos, mientras esto lo permita, queremos tratar de poner un granito de arena para ayudar a que esta situación, que se complica, mejore y sea lo más llevadera posible, porque es un gran problema de no tener qué comer”, expuso Salvador Bustos a Quadratín.

El también activista explicó que no pueden hacer un filtro muy fuerte, y además no lo quieren hacer, para revisar a quién le entregan la comida; “creemos que la gente que va es porque lo necesita, y si no pues… de verdad que ha sido mucha gente que viene por comida y no para ellos, y eso ha sido muy motivador y es importante aclararlo, no van por comida para ellos, van por comida para el vecino”, indicó, y dijo que muchas veces las personas empezaron a ayudar a alguien necesitado y después ya no pudieron, y ahí es cuando acuden a Mi Lola para seguir apoyando.

Está otro tema, y es que la gente no puede ir hasta el restaurante por la comida; quienes tienen mucha necesidad se les complica asistir al lugar, y dejó en claro que es por eso que no hacen ningún filtro; “quien quiera que lo necesite y quiera pasar, ahí va a estar”. Dijo que iban a poner una mesita fuera del restaurante para que la gente tomara lo que quisiera, pero quisieron por lo menos entregar directamente a las personas.

El restaurantero indicó que hacen alrededor de unos 20 o 30 litros al día, la sirven en unos plásticos transparentes y se les da uno o dos a las personas, dependiendo de la necesidad que tengan o de lo que se pide, y esto para poder darles a unas 20 o 30 personas.