OAXACA, Oax., 17 de julio de 2016.- El arzobispo de la Arquidiócesis de Antequera, José Luis Chávez Botello pidió ir a la verdad de los hechos en el caso del sacerdote que fungía como vicario general de la Catedral Metropolitana, detenido en días pasado como presunto responsable del delito de violación equiparada, por lo que se encuentra preso en el penal de Miahuatlán.

Hay muchos casos pero pienso que son rumores que  quieren hacer daño y que quieren confundir a la sociedad, señaló en su conferencia de prensa dominical en la que presbítero Lorenzo Fanelli de Liddo, secretario canciller de la Arquidiócesis dio lectura a un comunicado sobre los hechos.

Nosotros, en cuanto sabemos algo, actuamos de inmediato, al igual que en otros dos casos que nos han llegado y hay denuncias, por precaución los separamos del cargo y los ponemos a disposición de las autoridades, indicó Chávez Botello.

Puntualizó que si alguien comete un delito debe responder ante las autoridades.

Luego de compartir un texto sobre los conflictos sociales que vive Oaxaca titulado Vencer los conflictos con oración, verdad, unidad y bien común, explicó que conoció de los hechos el mismo domingo de Pascua, cerca de las 9:30 de la noche.

A partir de ese momento se inició el seguimiento del caso; a las dos semanas fue separado el sacerdote del cargo y las autoridades competentes continuaron el procedimiento en las cuales ha cooperado en todo momento la arquidiócesis, resaltó.

No aprovechemos un conflicto para dañar a otros, exhortó el arzobispo de Oaxaca al reconocer la grave situación que atraviesa Oaxaca en distintos niveles, principalmente en el tema social y político.

La sociedad debe atender pronto esta enfermedad y tomar la medicina adecuada, dijo.

El arzobispo Chávez Botello consideró que “la verdad es fundamental en la vida de las personas, la familia y la sociedad, donde no hay verdad se abre la puerta a la desconfianza, al engaño, a la corrupción y a la injusticia. La verdad siempre debe ser respetada y defendida con amor”.

De acuerdo con el comunicado de la Arquidiócesis, el sacerdote acusado de violación equiparada fue separado fue separado de su cargo eclasiástico el diez de abril, como medida preventiva y con el fin de facilitar las investigaciones civiles y eclesiásticas, solicitándole que se pusiera a disposición de las autoridades con el fin de esclarecer la verdad de los hechos.

Los representantes de la iglesia católica reiteraron que solo a través de la verdad se puede lograr una auténtica justicia.

En esa medida la Arquidiócesis reafirma su compromiso de aportar todos los elementos a su alcance para poder llegar a ello, concluye el texto.

A continuación el comunicado al que dio lectura el presbítero Lorenzo Fanelli de Liddo, secretario canciller de la Arquidiócesis:

La verdad camino irrenunciable de la justicia

Habiéndonos enterado por los  medios de comunicación de la aprehensión del sacerdote Carlos Franco Pérez, como Arquidiócesis manifestamos:

1.- En cuanto nos fue solicitado dimos la atención inmediata que se nos requirió por parte de los familiares del joven; la audiencia se realizó el domingo 27 de marzo a las 9:30 de la noche, se les pidió entregar por escrito los hechos mientras internamente se tomarían las medidas pertinentes y se les hizo saber que podían ejercer su derecho ante las autoridades competentes.

2.- El diez de abril el sacerdote fue separado de su cargo eclasiástico, como medida preventiva y con el fin de facilitar las investigaciones civiles y eclesiásticas, solicitándole que se pusiera a disposición de las autoridades con el fin de esclarecer la verdad de los hechos.

3.- Al mismo tiempo se proporcionó y facilitó a la autoridad competente la información documental y testimonial que nos fue solicitada dentro de la averiguación previa correspondiente, respetando en todo momento su autonomía e independencia.

4.- A través de una carta dirigida al Fiscal General de Justicia del Estado, nuestra institución le ha expresado plena y clara voluntad, de que las investigaciones se realicen y concluyan con estricto apego a la verdad y a la ley, respetando los derechos humanos de todos los involucrados con el firme propósito de que se procure justicia. De igual forma le hemos reiterado la mejor disposición de coadyuvar para el esclarecimiento de la verdad de los hechos.

5.- Actualmente el sacerdote se encuentra a disposición del juez quien en el ejercicio de sus atribuciones se encargará de valorar, de acuerdo a la verdad y a la ley lo que proceda en cuento a la responsabilidad del inculpado; por lo que en caso de comprobarse su responsabilidad deberá responder por ello en términos de ley.

6.- Una vez más expresamos nuestro pleno convencimiento que solo a través de la verdad se puede lograr una auténtica justicia, en esa medida la Arquidiócesis reafirma su compromiso de aportar todos los elementos a su alcance para poder llegar a ello.

Oaxaca de Juarez, julio 17 de 2016.

Monseñor José Luis Chávez Botello, Arzobispo de Antequera-Oaxaca
Monseñor Gonzalo Alonso Calzada Guerrero, Obispo Auxiliar de Antequera Oaxaca
Presbítero Francisco Wilfrido Mayrén Pelaez, apoderado legal de la Arquidiócesis
Presbítero Lorenzo Fanelli de Liddo, secretario canciller de la Arquidiócesis