MORELIA, Mich., 13 de enero de 2019.- El conflicto entre el sacerdote de la parroquia de Santa Ana Maya y el Patronato del Colegio Don Bosco, por la posesión de un predio, sigue latente porque ambas partes se han cerrado  al diálogo, reconoció el arzobispo de Morelia, Carlos Garfias.

“Las diferencias siempre se resuelven con dialogo, pero tanto el patronato como el sacerdote han tenido actitudes que no son las adecuadas”, indicó el jerarca católico en la primera rueda de prensa de este 2019.

Desde el año pasado, el sacerdote Lorenzo Martínez Gutiérrez prendió los focos rojos al repartir entre la feligresía un panfleto en el que acusó a los integrantes del patronato y padres de familia de la escuela Don Bosco de agredirlo al intentar recuperar el predio contiguo a la parroquia.

Originalmente, el Colegio de carácter privado, fue la escuela parroquial, pero la religiosa que se hacía cargo ya no pudo atenderla y se dio en comodato al Colegio Don Bosco, el cual es manejado de acuerdo a intereses particulares.

El convenio del comodato vence este año, pero los administradores del Colegio se niegan a  devolverlo y el sacerdote ha amenazado con llamar a la fuerza pública de ser necesario para recuperar el inmueble.