MORELIA, Mich., 23 de febrero de 2020.- Aplicar la pena de muerte en el país puede ser una alternativa para evitar que se cometan hechos violentos como los feminicidios, valoró la Arquidiócesis de Morelia.   

El arzobispo, Carlos Garfias Merlos, consideró que este castigo podría considerarse como una posibilidad dependiendo de la gravedad y de la cantidad de delitos del delincuente.

“La alternativa de la pena de muerte puede ser una medida que evite que otros sigan delinquiendo, puede ser una alternativa de sanación, de salud, pero sería una alternativa que sería en el último extremo”, dijo.

En su mensaje de Cuaresma en donde llamó al perdón y a la reconciliación como el camino para encontrar la paz, el religioso entendió los deseos de venganza que pudieran tener las víctimas.

“La reacción tiene toda la razón y el fundamento, cuando la persona está con mucha rabia, deseos de venganza, lo que más desea es que se destruya a la persona que ha sido delincuente”, manifestó.  

Garfias Merlos explicó que se necesitan dos caminos para alcanzar la sanación tras un hecho violento: brindar apoyo psicosocial, espiritual y de fondo a la víctima; y acompañamiento jurídico para que se haga justicia contra el o los culpables.

El jueves de la semana pasada el senador del PAN, Víctor Fuentes Solís, propuso abrir un debate sobre si se debería imponer la pena de muerte a feminicidas de niñas, adolescentes y mujeres.

El Financiero señaló que en el país esto no sería posible debido a la firma de México en la Convención Americana sobre los Derechos Humanos, denominada como Pacto de San José.

El medio de comunicación expuso el pacto establece restricciones a la pena de muerte para las naciones que lo suscribieron, y advirtió que de llegar a aprobarse, se estarían violando tratados internacionales en materia de Derechos Humanos.

Sobre el caso de la pequeña Fátima, el arzobispo de Morelia exigió a las autoridades que se conozca con amplitud la verdad y que se haga justicia. A la población le pidió aportar responsablemente lo mejor para reconstruir el tekido social.

Respecto al paro nacional denominado, Un día sin nosotras, convocado para el 9 de marzo, Garfias Merlos dijo aceptar la forma de manifestación pero que la Arquidiócesis de Morelia no lo promovería.