MORELIA, Mich., 5 de enero de 2019.- La conciencia ambiental comienza a hacer efectos en los padres de familia y niños en materia de limitar el uso de globos inflados con helio para enviar la carta a los Reyes Magos.

Este 5 de enero, previo a la noche de entrega de regalos de parte de Melchor, Gaspar y Baltasar, las peticiones en su mayoría se harán llegar en métodos tradicionales.

En un sondeo de Quadratín niños comentaron que dejarían su listado de deseos de obsequios en el zapato bajo el árbol o en medio de los adornos de este, pues saben que los globos causan estragos al medio ambiente y a la vida de los animales.

“Yo la voy a dejar en el árbol, he usado los globos pero ahora no porque dijeron que si aceptaban globos se podían los animales morir porque se los pueden comer; es lo que haré este año”, comentó la niña identificada como Conchita.

“Le dejé la carta en el arbolito de Navidad; los globos los usé una vez y creo que no debo aventar más globos porque los Reyes no me van a traer nada si sigo aventando globos”, comentó el niño Jonatan Jesús.

“Yo puse la carta en el arbolito, pedí una máquina de helados de plastilina, nunca uso globos sino los dejo en el arbolito”, refirió la pequeña Yami.

“También la dejé en el arbolito, los globos no porque dañan a los animales, a veces las aves o a veces caen en los ríos o los lagos y se los comen los peces y mueren, por eso mejor que lo deje en el árbol”, destacó el pequeño Kevin Mauricio.

En contraparte hay otro sector de la población infantil que incitados por sus padres continúan con el envío de cartas en globos aún cuando se despliegan campañas advirtiendo del riesgo ambiental.

“Puse la carta en un globo, lo hago cada año y sí he escuchado que causa mal, este año pedí una muñeca y una pijama”, señaló la menor identificada como Daniela.

El exhorto sigue de parte de las autoridades ambientales a que ya no se recurra al uso de globos para enviar cartas, pues además de tardarse en destruirse, representan alto grado de contaminación.