CIUDAD DE MÉXICO, 28 de agosto de 2016.- Los aztecas llamaban a los hongos “nanacatl”, vocablo que significa carne, los lugares donde crecían en abundancia, llevan nombres que destacan esta característica, como Nanacatepec (cerro de los hongos) y Nanacamilpa (lugar donde crecen los hongos), mostrando así la importancia de estos organismos en la vida cotidiana, pero sobre todo en la gastronomía.

De acuerdo con un comunicado, los hongos son del reino Fungí y las setas son las partes fructíferas del hongo, estas por lo regular se encuentran en las zonas boscosas del país. Su reproducción se lleva a cabo por medio de esporas; para su desarrollo necesitan de humedad y luz suficientes, de modo que la mejor producción de hongo y setas la obtenemos en épocas de lluvia abundante.

En México se cultivan cinco especies de hongos: champiñón, portobello, seta,hongo blanco y shiikate. Todos estos también forman parte de la agricultura urbana en México al ser cultivados en invernaderos.

La Sagarpa cuenta con un modelo de extensión llamado: “Capacitación de hongos tipos seta y plantas medicinales” en el que habitantes de varios municipios de la Republica, aprenden a producir sus propios hongos para mejorar su nutrición, a través de invernaderos con riego tecnificado.

La producción anual de hongos y setas en México supera las mil cuatrocientas toneladas, y el Estado de México es el que más hongos y setas produce en el país.