MORELIA, Mich., 8 de junio de 2019.- Hombres y mujeres de todas las edades, respondieron al llamado del Gobierno del Estado y participaron en la primera jornada de reforestación del año, realizada en el parque recreativo Santa Cecilia, en Morelia; con el Programa 2019, se prevé repoblar áreas verdes urbanas con hasta 5 mil ejemplares endémicos.

Señala un comunicado de prensa, con la representación del Gobernador Silvano Aureoles Conejo, Ricardo Luna García, titular de la Secretaría de Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Territorial (Semaccdet), afirmó que cuidar y preservar las áreas verdes con que cuentan las manchas urbanas es fundamental para mitigar los efectos del calentamiento global, ya que los árboles en las ciudades prestan servicios ambientales como regulación de la temperatura y la sensación térmica, captación de carbono, producción de oxígeno, refugio de especies de flora y fauna, infiltración de agua, generación de suelos, reducción de riesgos de inundaciones, entre otros.

“Necesitamos cuidar los manchones verdes que existen en las ciudades, porque, entre muchos beneficios que de ellos recibimos, nos ayudan a purificar el aire, y esto en Morelia es vital, ya que, según el Instituto Nacional de Cambio Climático, la capital michoacana es la cuarta ciudad más contaminada, en su aire, en el país”, expuso Luna García.

El programa de reforestación urbana en Morelia, en su primera jornada, intervino el parque recreativo Santa Cecilia, conocido como los cenadores de Santa María; el Parque 150, y el bosque Cuauhtémoc, además de realizarse una limpieza en el bosque Lázaro Cárdenas.

La reforestación urbana se extenderá en los sábados sucesivos a otros sitios arbolados en la capital michoacana, como el parque ecológico de Ciudad Industrial de Morelia (Cimo), la avenida Amalia Solórzano, los Filtros Viejos, la Loma de Santa María y el cerro del Punhuato.

Tras precisar que la Semaccdet recibirá las propuestas de los ciudadanos y las organizaciones civiles para la selección de áreas urbanas a reforestar, Ricardo Luna dio a conocer la iniciativa Adopta un Árbol, con la cual se entregará a las personas que así lo soliciten un ejemplar endémico para plantar, al que se dará seguimiento para garantizar la supervivencia de la mayor cantidad de especímenes posible.

“Tenemos que conservar y extender nuestras áreas verdes y hacemos un llamado a la población para que se sume a estos esfuerzos, que se traducirán en una mejor calidad de vida y en la preservación de nuestros ecosistemas”, agregó.

Detalló que, a diferencia de la reforestación en el medio rural, que arrancará el próximo 11 de julio, con el establecimiento de la temporada de lluvias, la reforestación urbana será apuntalada por el riego, abono y mantenimiento de los ejemplares por parte de la Dirección de Parques y Jardines, del Ayuntamiento de Morelia, a fin de incentivar el desarrollo de los árboles instalados.

El programa de reforestación urbana cuenta con la participación del Gobierno de Michoacán, a través de la Semaccdet, la Procuraduría Ambiental (ProAm), la Comisión Forestal de Michoacán (Cofom) y el Consejo Estatal de Ecología (Coeco); la Federación, y el Ayuntamiento de Morelia, así como asociaciones civiles.

Desde 2016, el 90 por ciento de las ciudades en el mundo registra una calidad del aire deficiente, lo que ha provocado 4.2 millones de defunciones atribuibles a la contaminación de la atmósfera. Más de la mitad de las poblaciones urbanas respiran un aire con una concentración de tóxicos 2.5 superior al máximo recomendable por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Morelia fue calificada por el Instituto Nacional de Cambio Climático como la cuarta ciudad en México con mayor contaminación atmosférica, especialmente durante la temporada cálida, cuando se reportaron niveles de hasta 152 puntos en la presencia de dióxidos de nitrógeno y azufre, monóxido de carbono y partículas en suspensión de hasta 2.5 micras, que tienen el potencial de dañar los alveolos.

Aunque la Organización de las Naciones Unidas (ONU) recomienda que las ciudades cuenten con una media de 10 metros cuadrados de áreas verdes por habitante, en la capital michoacana esta proporción es de uno a dos metros cuadrados por residente, lo que significa que se encuentra con un déficit de hasta el 90 por ciento en la disponibilidad de espacios arbolados.