MORELIA, Mich., 20 de enero de 2019.- Ante el desabasto de combustibles, los servicios de la Iglesia Católica se han tenido que suspender en algunas comunidades y los sacerdotes han dejado de atender sus responsabilidades puntualmente, afirmó el arzobispo de Morelia Carlos Garfias.

Como ejemplo, dijo que en la zona de Puruándiro el párroco le ha informado que ha dejado de atender algunas comunidades, lo mismo que en la zona de Apatzingán donde se dejaron de atender algunos compromisos adquiridos por los sacerdotes.

Sin embargo, minimizó la problemática al señalar que a los sacerdotes, como a todo mundo, se les ha complicado en determinado momento el abasto de combustibles y, como lo hace la sociedad en general, buscan información sobre las estaciones que tienen provisión.

“Nosotros tuvimos una reunión el lunes pasado y otra el martes a nivel de provincia y las pusimos en consulta para decidir si se realizaban o no, dependiendo de tener el abasto de gasolina; los sacerdotes en su mayoría aceptaron que se realizarán las reuniones, pero mientras no tengamos la certeza de que ya se resolvió esta contingencia tendremos que estar cuidando esa parte”.

En su  mensaje dominical, el jerarca católico hizo un llamado a mantener la esperanza y a no caer en confrontaciones y a actuar con civilidad porque siempre existe la posibilidad de vivir en paz en medio de las situaciones difíciles.