MORELIA, Mich., 17 de mayo de 2019.- Hasta dos décadas tarda en crecer cada pino que se tala o incendia, además de que solamente sobrevive 30 por ciento de aquellos que se planten como estrategias de reforestación, advirtió el biólogo de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (UMSNH) Arturo Chacón.

En entrevista, el biólogo fundador y profesor investigador Decano del Instituto de Investigaciones sobre los Recursos Naturales (Inirena), explicó que la recuperación de un bosque es un asunto complejo, y puede tomar décadas.

“La quema de un bosque es una cosa muy seria; los pinos tienen 70 por ciento de mortalidad, solo sobrevive 30 por ciento, cuando hay bosques reforestados de pino estamos hablando de un esfuerzo de al menos 20 años; recuperar un bosque es muy difícil, las pérdidas son enormes”, explicó.

Detalló que con la pérdida de los recursos forestales se pierde la capacidad de infiltración del agua, además de que hay un riesgo muy grande de la pérdida de la biodiversidad, flora y fauna asociada a los bosques.

“Son problemas muy serios que nos afectarán en el corto y mediano plazo. Lamentablemente la decisión del gobierno federal de redireccionar el presupuesto para prevenir incendios llegó en mal momento, porque ahora vemos que no se están llevando a cabo las acciones de prevención y contención del fuego, no se están aplicando los recursos necesarios”, explicó.

A decir del investigador, los incendios se ven favorecidos por la ausencia de lluvia, la falta de recursos para el financiamiento de brigadas de inspección y vigilancia aunado a la inaplicabilidad adecuada del marco normativo.