Atención

Con el propósito de ofrecer una mejor experiencia dentro de nuestro sitio web, le sugerimos que actualice su navegador, ya que usted cuenta con una versión de internet explorer antigua, que ya no tiene soporte por parte de microsoft y que representa un riesgo de seguridad para usted.

Sigue nuestra transmisión en vivo.
Click para seguir la transmisión
x
Foto: Especial

Gobierno, castrado para actuar contra trasnacionales de alimentos: COCYP

Redacción/Quadratín
 
| 01 de enero de 2017 | 12:11
 A-
 A+

CIUDAD DE MÉXICO, 1 de enero de 2017.- El Presidente Nacional de la Central de Organizaciones Campesinas y Populares, José Jacobo Femat, anunció que impulsará una campaña nacional en 2017, con ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios rurales, por la anulación de los tratados de libre comercio como el TLCAN, contra el aumento a los precios de gasolinas y la importación de alimentos.

“Porque representa la pérdida de ingreso y empleo para cientos de miles de productores rurales y jornaleros descapitalizados; significa cargar con la especulación fomentada con la devaluación permanente del peso mexicano frente al dólar, donde la moneda nacional se devalúo 20% y con ello se favorece el incremento de precios de insumos para la producción y la disminución sensible de los precios que se pagan al campesino por sus productos”.

Informa un comunicado que, todo ello, explicó, representa un sacrificio más a la empobrecida economía familiar y se da una vuelta más a la tuerca para desmantelar la propiedad social del ejido y la comunidad, se elimina la estructura de representación así como  las formas equitativas de distribución y aprovechamiento de la tierra.

En entrevista, argumentó,  con base al reporte sobre las finanzas y la deuda públicas dado a conocer por la Secretaría de Hacienda, los ingresos que el Gobierno Federal recibió mediante el impuesto que cobra por la venta de cada litro de gasolina y diésel en el país se incrementaron casi 30 por ciento entre enero y noviembre de este año dichos combustibles de tal manera que obtuvo 263 mil 545 millones de pesos vía el IEPS a las gasolinas y el diésel.

Calificó el dirigente de COCYP como irresponsable el incremento de precios de combustibles pues el aumento al salario mínimo que será de 80.04 pesos diarios queda pulverizado por el incremento de los alimentos registrados en diciembre de 2016.

Denunció, José Jacobo Femat, que el control de más del 60% del mercado agropecuario nacional está en manos de Empresas multinacionales como Nestle, Cargill, Sigrams de México, Maseca, Bimbo, Tayson, Coca Cola, Pepsi Cola, Domec,  de tal forma que su presencia ya no solo es en la industria y el mercado, avanzan en el control de superficies de cultivo mediante la compra de tierras, para producir sus productos básicos, desplazando a campesinos originarios.

También señaló la estrecha alianza entre la Sagarpa y la Secretaría de Economía, quienes favorecen la operación de estas trasnacionales con subsidios, prebendas y permisos, que los campesinos no tienen y por si fuera poco el incremento en las exportaciones agropecuarias que tanto enorgullece a funcionarios solo beneficia a empresas extranjeras que controlan el mercado nacional y las exportaciones pero no comparten su utilidad con los productores primarios.

De ahí que la manipulación de precios en productos como el café, cítricos, aguacates, tomate, berris, carne, cerveza y los alcoholes de agave, entre otros, está operada desde las empresas multinacionales, favorecidas con las diversas reformas estructurales que les permite tener el control de más del 60% del mercado agropecuario nacional, ratificó el dirigente de la COCYP.

Destacó que además de las trasnacionales, “el crimen organizado tiene castrado al Gobierno para actuar con energía en la regulación de precios de insumos, productos del campo y el incremento de la violencia en todo el país”.

Aseguró que existe un incremento de la violencia generada por bandas delictivas al servicio de intereses políticos y privados en las diversas regiones del país que hacen su labor criminal para propiciar el despojo de tierras y recursos, mediante la extorsión, el terror y el asesinato.

“Le obligan, al Estado, hacerse de la vista gorda ante la acción de los grupos de la delincuencia organizada y a ceder a las exigencias de empresas multinacionales que demandan mayores prebendas para la apropiación y saqueo de tierras ejidales, ricas en biodiversidad, recursos naturales, minerales y energéticos”.

Es por ello, que la Central de Organizaciones Campesinas y Populares (COCYP), impulsará una campaña nacional durante todo el año 2017, por la defensa de la propiedad social del ejido y la comunidad, una campaña de información,  organización y difusión para preservar y aprovechar en beneficio de los mexicanos la riqueza nacional, una campaña nacional para fortalecer la economía de pequeños y medianos productores rurales, para proteger el medio ambiente nacional.

Las  acciones de la organización se realizarán en todos los rincones el país en unidad con ejidatarios, comuneros y pequeños propietarios rurales, buscando la participación activa de la comunidad campesina en demanda de la cancelación de las reformas estructurales al artículo 27 y otros de la Constitución y leyes que anulan los derechos a campesinos y productores rurales.

Por la anulación de los tratados de libre comercio, porque son acuerdos que contravienen los principios originarios de la Constitución, anulan importantes derechos humanos, minan la unidad familiar y de la sociedad y, porque atentan contra la independencia, la soberanía y la integridad territorial nacional.