MORELIA, Mich., 7 de abril de 2021.- El Programa de Agricultura Sustentable es toda una política pública que permite la regeneración y la nutrición de los suelos agrícolas, sostuvo el día de ayer José Martínez Cubillo, presidente de la Federación Agronómica, durante una conferencia virtual impartida por el especialista Gerardo Noriega Altamirano.

Indica un comunicado que con la participación de más de un centenar de agrónomos del país y del estado, se llevo a cabo la disertación denominada “Agricultura Sustentable, caso de éxito en Michoacán”, en donde de manera clara y detallada se expuso las condiciones en las cuales se encuentran los suelos agrícolas de la entidad, debido principalmente a los monocultivos y al uso excesivo de los agroquímicos.

Ahí, se habló también de los casos de éxito que ha logrado el programa a través de las experiencias narradas por las mujeres y los hombres del campo y cómo han logrado mayor producción a menores costos, recuperando el potencial nutritivo de sus suelos agrícolas.

Quedo claro que en la sociedad contemporánea, existe la preocupación de la degradación de los suelos, el cual es un tema que ha preocupado a los profesionales de la agronomía, del desarrollo rural e investigadores en general por el alto riesgo que se identifica para resolver las necesidades alimentarias.  

Por lo anterior, la Federación Nacional Agronómica, Federación Michoacán se suma a la generación de alternativas de solución.  Por su parte, Gerardo Noriega Altamirano, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Chapingo, comentó que en Michoacán desde el año 2019 se viene desarrollando un sistema de soluciones que aporta resultados contundentes para la producción de maíz y en los más de cien cultivos que producen los agricultores michoacanos, cuya tecnología se basa en la integración de prácticas agroecológicas, donde destacan:

1.- rescate del conocimiento campesino combinado con las aportaciones de la sociedad del conocimiento; 2.- diagnóstico de la fertilidad del suelo; 3.-  aprovechamiento intensivo del potencial genético de las más de cien especies que se cultivan en Michoacán; 4.-  la remineralización del suelo; 5.- restauración de la materia orgánica del suelo; 6.- restauración de la biología del suelo; 7.- manejo adecuado y suplementario de fertilizantes químicos; 8.- complementación nutrimental con fertilizantes foliares, aminoácidos y microorganismos; 9.- manejo de plagas y enfermedades; 10.- prácticas de conservación de suelo y agua.

Estas acciones se integraron en el Programa Agricultura Sustentable que tiene cobertura en todo Michoacán.

Martínez Cubillo, precisó que estas prácticas sustentables en todas sus fases, hoy en día comienzan a ser el eje de la propuesta tecnológica que articula en Michoacán a los profesionales de la agronomía que de la mano con investigadores, productores y tomadores de decisiones, suman esfuerzos para desarrollar la transferencia de tecnología que atiende, restaura y mantiene la productividad de los suelos, y garantiza el cultivo de especies como: maíz, limón mexicano, lenteja, jitomate, fresa, zarzamora, plátano, guayaba, entre otros cultivos.

Para los agrónomos michoacanos, es claro que transitar al desarrollo rural requiere innovaciones tecnológicas, además se necesita: 1.- contar con la participación decidida y consciente de los agrónomos, productores, expertos, productores e instituciones del sector rural; 2.- abordar de manera interdisciplinaria los factores de la producción; 3.- construir un equilibrio entre lo práctico y lo teórico, es decir entre la investigación básica y la aplicada, incluyendo el conocimiento campesino, por ello en esta etapa de la construcción  de la sustentabilidad se cuenta con la participación de equipos de trabajo de académicos, por ejemplo, de la Universidad Autónoma  Chapingo se cuenta con la cooperación de Gerardo Noriega Altamirano  y del Instituto Politécnico Nacional participa un grupo de trabajo coordinado por Enrique Rico Arzate.