JIQUILPAN, Mich., 13 de abril de 2019.-Un total de 24 alumnos de la Escuela Secundaria Técnica número 81 de este municipio, fueron suspendidos una vez que se comprobara su participación en el reto viral conocido como “Abecedario del Diablo”; padres de familia y autoridades acordaron canalizarlos a diferentes instituciones donde se atenderá este caso.

Juan José Mares Silva, director de esta escuela explicó que: “una vez que nos dimos cuenta de que las niñas tienen una marca en la parte trasera (dorso) generalmente de la mano derecha, fuimos a la raíz de la situación y tomamos cartas en el asunto”.

Explicó que al ser cuestionados sobre el origen de las lesiones, los jóvenes afirmaron haberse lastimado con una puerta o jugando, “al hacer las investigaciones correspondientes nos dimos cuenta que entraron a un reto, el famoso y conocido como La Marca del Diablo o el Abecedario del Diablo, a partir de ese momento citamos a los jóvenes –en total 24—con este problema.

De esta manera y por determinación de la sub-dirección que fue quien atendió en todo momento el caso, acordamos dijo el directivo, la suspensión de los muchachos, previa cita con los padres a fin de darle seguimiento a la situación.
En la mencionada reunión aseguró el profesor Mares Silva, se acordó con los padres de familia dar seguimiento al tema y buscar apoyo psicológico para los menores en el sector privado o bien a través del DIF municipal, “se trata de contener este problema, evitar que crezca y pueda tener consecuencias funestas, tenemos conocimiento de que en los retos de este tipo ya existió un niño ahorcado, en el municipio vecino de Sahuayo”.

En tanto, el director de la escuela secundaria dijo que para la institución que dirige es de suma importancia atender de manera correcta este caso, desde la parte educativa y la familiar “la formación de valores en los jóvenes es una responsabilidad de correspondencia entre la escuela y la familia, ya que la escuela refuerza los valores adquiridos en el seno familiar, por lo que deben trabajarse de manera conjunta para dar solución a casos como el que se nos presenta”.

Finalmente explicó que en la reunión que sostuvieron con los padres la gran mayoría estuvieron de acuerdo en atender el problema “pero también hubo quienes se mostraron reacios “; como parte de las sanciones impuestas por su propios padres algunas jóvenes iniciaron en la misma escuela , una campaña de difusión mediante la colocación de cartulinas en aulas y espacios comunes en las que se alerta a sus compañeros sobre el riesgo de aceptar retos o juegos que atenten contra su integridad física o emocional.