MORELIA, Mich., 19 de julio de 2016.-El Consejo Supremo Indígena de Michoacán demandó la destitución de los titulares de las Secretarías de Educación y Pueblos Indígenas, Silva Figueroa Zamudio y Angel Alonso Molina, por considerar que promueven la desunión de las comunidades y avalar los términos punitivos de la Reforma Educativa.

 

 
Asimismo, maestros y líderes indígenas que conforman dicho Consejo recriminaron al diputado perredista por Uruapan, Ángel Cedillo por haber sido copartícipe en el proceso de aprobación de la Reforma Educativa y la nula defensa hecha a los mentores michoacanos.

 
Al dar a conocer el manifiesto acordado este domingo, el Consejo Supremo Indígena, planteo:

 
“Ante el contexto actual de movilización magisterial, popular, campesina e indígena contra la reforma educativa y bajo un entorno de criminalización y represión de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, demandamos al gobierno federal, un diálogo permanente, democrático, sin represión, pero sobre todo, resolutivo para las demandas de la Comisión Nacional Única de Negociación de la CNTE.

 
Ademas, de estableció que la reforma educativa, es ilegítima y discriminatoria, porque no consultaron a nadie, ni a los profesores, ni a los padres de familia, ni a los alumnos, ni a nuestras comunidades, a pesar de que internacional y constitucionalmente tenemos derecho a la consulta sobre cualquier medida legislativa que nos afecte.

 
Por otro lado, en el escenario estatal, demandamos enérgicamente al Congreso del Estado de Michoacán, que no continúe legislando a espaldas y sin las comunidades originarias, la “Ley de Derechos Lingüísticos de los Pueblos Originarios”, aprobada ya en primera lectura y que generará más burocracia indígena, el unilateral proyecto de nueva “Ley Orgánica Municipal”, la “Ley del Consejo Consultivo Purépecha” que es discriminatoria porque no contempla otros pueblos indígenas, y la “Ley de Consulta a las Comunidades y Pueblos Originarios del Estado”, que no contempla consultar sobre el presupuesto que corresponde a las comunidades, no fueron informadas, ni consultadas con ninguna comunidad originaria.

 
El Consejo Supremo, asimismo acordó desconocer al “Secretario de los Pueblos Indígenas”, Ángel Alonso Molina, y lo declaramos incompetente, por no conocer las condiciones reales de la educación indígena en el estado, y llamar a los profesores bilingües a la evaluación estandarizada y punitiva, así como por representar a una institución que totalmente es un elefante blanco, que en nada beneficia a las comunidades originarias, por el contrario, sus “asesores”, fomentan la desunión y desinformación en nuestros pueblos. Exigimos total respeto a nuestra libre determinación y autonomía como pueblos originarios.

 
Finalmente, el máximo órgano indígena exigió también la renuncia de la “Secretaria de Educación”, Silvia Figueroa Zamudio, por imponer la evaluación punitiva en el estado, descontar arbitraria e indiscriminadamente el salario a los profesores y no solucionar las demandas del magisterio michoacano.  Comunidades y maestros indígenas continuaremos marchando juntos.