Al menos las 17 enramadas que se encuentran establecidas en Playa Jardín y Playa Eréndira sufrieron algún tipo de daño en sus palapas, así como pérdidas de sillas y mesas, por lo que realizarán un recorrido para revisar los estragos ocasionados por el huracán Bud durante su paso por este municipio y pedir apoyo al gobierno del estado para reactivar sus negocios lo más pronto posible.